3:43 h. Sábado, 25 de octubre de 2014

Alfredo Briganti, vocero.

LA AUDIENCIA ARCHIVA SU PENDEJADA SOBRE EL CASO EOLO

Briganty, el liante que acabó pagando las costas

Lo intentó por activa y por pasiva, y hasta consiguió el calorcito de algún comunicólogo especializado en escándalos de chicha y nabo. Pero como todos los inventos tras los que solo hay majaderías, la intentona del abogado Alfredo Briganty por anular la investigación del caso Eolo ha acabado yéndose por el sumidero como buena pendejada que era. La Audiencia Provincial de Las Palmas, tras algunas idas y venidas bastante majaderas también, ha acabado por archivar la denuncia que este intrépido abogado canario afincado en Madrid, imputado en esa causa de corrupción del Partido Popular, contra no se sabe muy bien qué, ni por qué, en la que solo estuvo investigado el abogado de otro de los imputados, Chus el de la Caja, una buena pieza al que va a costar mucho trabajo volver a encontrar un letrado que le defienda en el partido judicial de Las Palmas de Gran Canaria. Para los desmemoriados debemos hacer un breve resumen: Briganty, trasmutado en vengador justiciero y adoptando unas veces la forma de defensor de la verdad y otras de anónimo remitente de correos, cartas y grabaciones de audio, decidió prender fuego a la instrucción del caso Eolo cuando éste se acercaba peligrosamente a la fase final. Para ello distribuyó una grabación realizada a escondidas (es curiosa la afición de los cafres por grabar a traición a la gente) por el famoso Chus el de La Caja, que en realidad se llama Jesús González. En esa grabación se escucha al susodicho Chus hablando con su abogado, José María Aranda, que trataba por enésima vez de calmarlo diciéndole que había hablado con el juez instructor y que había posibilidades de librarlo de la imputación si colaboraba. Gracias a esa traición del cliente a su letrado, Aranda se convirtió en el primer profesional del gremio que ha sido exonerado por el Colegio de Abogados de Las Palmas de la obligación de preservar los secretos propios de su condición respecto de aquel cliente tan sandunguero. Al fin y al cabo se tenía que defender de él. Briganty, como decíamos, movió esa grabación por todas las redacciones de medios informativos, por despachos de toda índole y hasta por los domicilios particulares de la familia del abogado. En su papel de pulcro letrado se hizo el sorprendido al encontrarse casualmente con la grabación enviada a su despacho por un anónimo y con ella se fue al juzgado de guardia a hacer resplandecer la justicia. Su intento ha quedado en archivo y en una condena a que, por esa misma pulcritud, se ocupe de pagar las costas judiciales. Es decir, al abogado Aranda. Y pensar que Soria le propuso ser delegado del Gobierno en Canarias, qué ojo clínico, tú.

ESOS QUE PASARON LA GRABACIÓN CIENTOS DE VECES

¿Ya divulgaron el auto los puristas?

Resulta muy cansino ya presenciar desde la barrera cómo los más ilustres chorizos que pueblan el panorama político y empresarial canario tratan de enturbiar las investigaciones en las que resultan imputados disparando hasta al apuntador, a ver si en medio de la balacera obra el milagro de que levante las manos rindiéndose el pobre infeliz que los metió en tan penosa situación. Casos como Eolo, Faycan o el que ahora presenciamos en la sala de vistas de la nueva Ciudad de la Justicia, Grupo Europa, están plagados de intentonas con más o menos barniz jurídico (pocas) y con un aspecto bufo (las más) destinadas exclusivamente a conseguir el retraso de las diligencias para reclamar dilaciones indebidas o la nulidad de las actuaciones alegando cualquier tipo de irregularidad. En el juicio del Grupo Europa, que se intentó retrasar por parte de una de las defensas (la de Jorgito Rodríguez) querellándose incluso contra el presidente del TSJ por equivocarse a la hora de constituir Sala, estamos oyendo auténticas soplapolleces de señores que visten toga y cobran verdaderos dinerales a sus patrocinados.  Para que esa estrategia funcione, los presuntos delincuentes siempre cuentan con la colaboración impagable (o no) de algunos periodistas o comunicólogos de fácil verborrea y más fácil estómago. Sabandijas (o chavandijas, como deseen) que chapotean con mucho arte en este lodazal y que hasta proclaman públicamente que la corrupción es deseable en un 10% de la actividad pública para que la maquinaria funcione. En el caso de Briganti y sus grabaciones de Chus el de la Caja, hubo algunos comunicólogos que abrazaron de inmediato las intenciones del letrado con bufete en Madrid, y emitieron la conversación una y otra vez acompañada de todo tipo de juicios de valor, acusaciones infundadas y atrevidas conclusiones que se alejan abisalmente de la que ha terminado por tomar la Audiencia Provincial de Las Palmas en un auto de cuyo contenido ni se han enterado, ni falta que les hace, porque, sencillamente, no lo van a considerar noticiable. Sí es noticiable para esa pandilla de desarrapados de la información que otro periodista, serio y honrado, en el peor de los casos haya colaborado con la justicia para el esclarecimiento de un caso de corrupción. Está pasando en el juicio de Grupo Europa con esa otra línea de defensa muy majadera consistente en tratar de invalidar la denuncia que ante la Policía prestó el denunciante de la trama obviando olímpicamente que, en tal caso, la refrendó hilo por pabilo ante el juez instructor. Olvidan, a su vez, que Jorge Rodríguez ya se querelló contra nosotros por esa causa y acabó comiéndose sus acusaciones ante la Audiencia Provincial y ante el juez instructor. Pero la pendejada es un ejercicio libre en este país. Con algunas de ellas pasamos ratos verdaderamente memorables.

Pedro de Armas, al timón de su goleta.

NUEVA CANARIAS, ABOCHORNADA

Le piden el acta al concejal caribeño

Pedro de Armas forma parte, por méritos propios, de esa pléyade de políticos que históricamente ha abochornado a la gente de Lanzarote, pero que a su vez, históricamente siempre ha conseguido siempre ocupar un puesto de elección democrática o, en su defecto, un cargo de designación política que le permitiera permanecer en el machito. Él asegura que no se ha lucrado con la política, que todos estos años dentro y/o a la sombra del poder sólo le han servido para labrarse una buena nómina de enemigos que lo quieren mal y manipulan a su antojo los autos judiciales en los que aparece como investigado. Dice que llegó con un grueso patrimonio personal y empresarial a la política, y que es ese patrimonio el que aflora en las investigaciones de la Unidad de Delitos Económicos de la Policía cuando se le ha investigado por aparecer en los alrededores de algunos de los casos más sonados de corrupción en Lanzarote. Lo advertía sin saber que estaba siendo grabado el que detonó el caso Unión, Fernando Becerra, cuando aquella primera conversación para los anales, celebrada en el ya popular bar Unión, de Arrecife, que dio nombre a la operación de la Guardia Civil, dijo a Carlos Espino que aprendiera de su hermano Caco Becerra y del mismísimo Pedro de Armas. Por el contexto en el que se desarrollaba la conversación, es decir, el intento de sobornar al entonces consejero socialista del Cabildo para que mirara para otro lado en los desmanes urbanísticos que han plagado de hoteles ilegales la geografía del sur de la isla, Becerra se refería al enriquecimiento en la política mediante la corrupción. Aquella conversación, registrada por la Guardia Civil fue la confirmación de la profundidad y el fétido olor que había adquirido ya la mierda en la que se estaba moviendo una parte del mundo de la política y la empresa en Lanzarote, pero no sirvió sin embargo para que algunos partidos políticos rectificaran el tiro. Es el caso de Nueva Canarias, que lo más lejos que llegó fue a desvincularse nominalmente del Partido Nacionalista de Lanzarote (PNL) para, en el mismo acto, integrar a sus miembros en su organización. Entre ellos, Juan Carlos Becerra y Pedro de Armas, que figura bajo esas siglas, las de NC, como concejal de Arrecife. De Armas y Becerra son miembros de la recientemente elegida nueva ejecutiva de Nueva Canarias en Lanzarote. Su presidente, Alejandro Díaz, irradiado del PP por sus manifiestos desencuentros con Soria, no quiere seguir pasando vergüenza y este mismo martes, ante las noticias publicadas, anunciaba que pedirá el acta de concejal a Pedro de Armas. Es lo mínimo que puede pedirse, aunque sea demasiado tarde. 

ESTE JUEVES, EN EL FORO FERNANDO SAGASETA

“La otra Europa necesaria”, a debate

Es Bruselas la que “dicta en buena parte las políticas neoliberales que asfixian a la ciudadanía” y las encuestas reflejan que “la mayoría de los ciudadanos de Europa considera que las cosas se están gestionando en la dirección equivocada en la Unión Europea”. Son dos de las realidades que han animado a los miembros del Foro de Formación y Debate Fernando Sagaseta para organizar una jornada de trabajo que, bajo el título Cómo construir esa otra Europa necesaria se celebrará este jueves, día 23, entre las seis de la tarde y las nueve de la noche, en la Escuela de Magisterio de Las Palmas de Gran Canaria. Será una jornada con ponentes de mucho peso pero abierta a la intervención de colectivos invitados a aportar sus ideas y a la intervención del público. Las inminentes elecciones europeas de mayo y la intención de frenar el peligro de la “abstención generalizada y el crecimiento de la extrema derecha” anima al Foro Fernando Sagaseta a promover esta cita resaltando que esas políticas que dicta la UE afectan muy especialmente a Canarias. Tom Kucharz, miembro de Ecologistas en Acción, coordinador del área de Agroecología y Soberanía Alimentaria, representante de la organización en  diversas redes internacionales, que abordará aspectos económicos, de energía y medio ambiente; Manuel S. Bayona, que abordará la Europa Social y la Renta Básica. Es coautor de ¿Qué es la renta básica de los iguales?, texto que se discutió en el Parlamento alemán hace cuatro años y que se ha convertido en la base de la primera iniciativa legislativa popular por la renta b en Extremadura, y Joan Tafalla,  que abordará la problemática del empleo. Es historiador, maestro y autor de Un cura jacobino: Jacques-Michel Coupé,  coautor, con Irene Castells, del Atlas histórico de la Revolución Francesa; con Joaquín Miras, de la La izquierda como problema, además de coeditor de Socialización, Democracia, autogestión, y con Josep Bel y Pep Valenzuela de Miradas sobre la precariedad

Francisco Benítez Cambreleng, denunciante del caso Grupo Europa.

EL DENUNCIANTE DE GRUPO EUROPA DECLARA EN EL JUICIO

Otro que confiaba en Soria

Nueva jornada del primer juicio por corrupción del PP en la era soriana y nuevas relevaciones dignas de algunos comentarios en esta humilde sección. Ya saben por la crónica que les ofrece nuestro compañero Alexis González (al que pueden seguir en Twitter al filo mismo de la vista oral) que la jornada no fue suficiente para la declaración del denunciante de la trama del Grupo Europa, el ingeniero y ahora abogado Francisco Benítez Cambreleng. Las defensas de los demás imputados –él también lo es y se defiende a sí mismo- tenían mucho interés en interrogarlo y en tratar de encontrarle alguna rendija por la que colar la tan traída y llevada teoría de la conspiración, el famoso Soriagate, como si, de confirmarse, los hechos juzgados carecieran de verosimilitud para pasar a ser, automáticamente, alucinación producto de una fiebre aftosa, o así. No les vamos a entretener con esas majaderías, pero sí que les llamamos la atención sobre la parte final del interrogatorio que a Benítez Cambreleng le hace el fiscal anticorrupción, Luis del Río. En concreto, Del Río le pregunta si tiene alguna animadversión hacia el PP o hacia los acusados, a lo que el denunciante de la trama contesta con una novedad muy significativa: que algún resquemorcillo puede sentir hacia José Luis Mena, ex jefe de los Servicios de Urbanismo de Telde al que, presuntamente, él mismo hizo llegar 30.000 euros para que hiciera la vista gorda en el negocio de Grupo Europa en aquella ciudad. ¿Y eso? Se preguntaron por lo bajini algunos presentes en la sala. Pues eso es porque el tal Mena, que es cualquier cosa menos sutil, “ha tenido conmigo actuaciones chulescas con las que me ha querido amedrentar, y he estado a punto de interponerle una denuncia”. Perdón, señor Cambreleng, ¿el tal Mena le ha tratado de amedrentar, es decir, ha tratado de influir sobre su ánimo para que de alguna manera cambiara su testimonio y dejara de acusarlo a él? ¿Se refiere, por ventura, al delito contra la Administración de Justicia por presionar a un testigo? Vaya, vaya, cómo nos recuerda ese comportamiento al que el mismo acusado, hoy jefe de los servicios jurídicos del mismo sufrido Ayuntamiento, protagonizó con un conocido periodista de Telde, al que obligó a cambiar sus declaraciones policiales cuando tocó reiterarlas ante el juez acerca del hallazgo y posterior filtración de la famosa libreta de Toñy Torres en el caso Faycán. El periodista es hombre temeroso de Dios y de los hombres tamaño armario cuatro por cuatro, y amante intachable de su familia, por cuya integridad no le gusta temer. Pero Cambreleng dijo más cosas, y la más gorda tiene que ver –cómo no- con nuestro admirado José Manuel Soria.

PUES NO, SORIA LO QUE QUERÍA ERA QUE CAMBIARA SU TESTIMONIO

“Pensaba que me preguntaría por los corruptos”

El fiscal quería saber si la denuncia de Cambreleng respondía a algún tipo de venganza personal o vendetta política, para lo cual le insistió en si sentía animadversión hacia el PP, partido al que pertenece –en calidad de dirigente y actualmente portavoz para asuntos económicos- el encartado Jorge Rodríguez. La respuesta de Cambreleng fue contundente: “Fíjese si no tenía animadversión contra el PP que yo era militante, fui compromisario y votante, y tenía tanta confianza en el PP que accedí a reunirme dos veces con el señor Soria, porque yo creía que el señor Soria, el presidente del PP en Canarias, quería saber quiénes eran los corruptos en el PP, pero me llevé una gran sorpresa”. El club de los decepcionados por Soria va a tener más miembros de los que nosotros nos temíamos. Ese selecto grupo de simpatizantes, militantes y/o compromisarios lo inauguró otro conocido de nuestros lectores, Francisco Cabrera, gerente de la empresa pública Megaturbinas de Arinaga, que un día de 2004 telefoneó a José Manuel Soria alarmado por lo que estaba viendo en el consejo de administración de aquella empresa y alrededor del concurso eólico. Lejos de encontrar a un líder defensor de la transparencia y la honradez en la vida pública, Soria le respondió con cajas destempladas. Fue en ese momento cuando Cabrera descubrió que el presidente del PP canario estaba en la operación de descabezar Megaturbinas para entregar sus proyectos de I+D y su suelo en el muelle de Arinaga al empresario Javier Esquivel, a la sazón casero en versión gratis total de Su Excelencia. Pero si nos remontamos a los años de alcaldía de este mismo personaje, puede que encontremos en el ex concejal Pascual Mota un primer ejemplo notable de decepción: Mota acudió a Soria a decirle que tenía la posibilidad de comprar por cuatro duros el abandonado canódromo de Schamann, pero el entonces alcalde le dijo que dejara esas cosas a Jorge Rodríguez (vaya, por Dios, imputado ahora en esta trama de corrupción) porque él de esas cosas inmobiliarias no sabía. Ya estaba en marcha el famoso pelotazo del Canódromo, nueve millones de euros y un espacio público a hacer puñetas. Pero volvamos a Cambreleng. Su decepción se convirtió en indignación cuando accedió a reunirse por segunda vez con Soria y descubrió que le había grabado subrepticiamente la conversación para tratar de usarla contra él y a mayor gloria del Soriagate. “Yo pensaba que Soria me iba a preguntar por quiénes eran corruptos en el PP”, (…) “y nos reunimos en una casa familiar (eleva el tono con dureza) con el máximo representante del PP”. Lo que en realidad quería el ya por entonces vicepresidente del Gobierno era que cambiara su versión de los hechos y que en vez de Jorge Rodríguez se sentaran en el banquillo de los acusados los jefes de la Policía, los periodistas de Canarias Ahora y Juan Fernando López Aguilar. Aquel sainete acabó como acaban casi todas las cosas de este individuo, con una demanda suya contra Cambreleng por haberle acusado de intento de soborno (en realidad la oferta de 600.000 euros provino de Carlos Sánchez, consejero del Cabildo, pero curiosamente, Soria se dio por aludido). La demanda fue desestimada y condenado el demandante a pagar las costas judiciales, el mismo final que tuvo otra demanda que el mismo ministro interpuso a Francisco Cabrera por lo que dijo en la comisión de investigación del caso Eolo: “Si lo que ha dicho aquí ese señor fuera verdad”, declaró a los periodistas Su Excelencia en su tono habitual, “yo tendría que dimitir; pero como es mentira, lo demandaré”. La juez dio por probadas las acusaciones de Cabrera y hasta el relevante hecho de que fue despedido del Cabildo de Gran Canaria por haber denunciado la trama corrupta. La componenda no tiene emniend

EL INSPECTOR VARGAS, BÁCULO DE JORGE RODRÍGUEZ

Un policía muy colaborador

No terminó ahí la declaración de Benítez Cambreleng. De hecho no acabó, y ha sido necesario habilitar una sesión extraordinaria del juicio este próximo sábado para que todos los abogados que defienden a los otros seis acusados puedan interrogarlo. Con un poco de suerte les contará dónde compraba sus corbatas de Disney su antiguo jefe, el eternamente sonriente Antón Marín, administrador de Grupo Europa, la empresa que entró en los ayuntamientos gobernador por el PP de la mano de Jorge Rodríguez. Éste es otro personaje destacable en el juicio. Impecablemente vestido, como es norma habitual en él, asiste a las sesiones con máxima atención, correcta compostura, silencio y atención a todo lo que pasa en la sala. Si no fuera porque está en el banquillo de los acusados, casi parecería que asiste a una sesión plenaria del Parlamento canario, donde sólo dejo de ser un habitual a partir de 2007, cuando dimitió al ser implicado en esta trama por la que ahora se le juzga. Como ocurrió con otros imputados del PP, tras el sofocón inicial Soria también lo invitó a reengancharse en la febril creencia de que la normalidad política termina tapando los comportamientos presuntamente corruptos. Jorge Rodríguez ha contado siempre con el apoyo político y personal de José Manuel Soria, pero en el aspecto puramente policial, con el del inspector Vargas, un agente del Cuerpo Nacional de Policía que en aplicación de su particular venganza contra los compañeros que le acusaron una vez de revelación de secretos en el caso Góndola (resultó finalmente absuelto), se pasó al lado oscuro de la fuerza, donde habitan los tantas veces investigados, para prestar su leal saber y entender. Que en ocasiones ha sido bastante poco, dicho sea con el debido respeto profesional que nos merece. A él debió referirse el mismísimo Jorge Rodríguez en una conversación en la terraza de la cafetería Me lo dijo Pérez (juramos por lo más sagrado que ese es el nombre del sitio) cuando pidió a su abogado Juan Sánchez Limiñana (al que deseamos un pronto restablecimiento de sus dolencias) que lo pusiera a investigarnos a nosotros a ver lo que nos trincaba. Pues el inspector Vargas estaba este lunes allí; se constituyó en la sala de vistas del TSJC en compañía de un ex agente, Alexis Martín, ya retirado del cuerpo pero aún afectado por el síndrome indisimulable de la venganza contra los que se lo hicieron pasar tan mal en la Supercomisaría. En unión de una elegante dama, compañera de despacho de Jorge Rodríguez, y del abogado de éste, José Anibal Álvarez García, se fueron todos en un receso a tomar café a un local próximo, lo que habrá reforzado aún más esos vínculos labrados a base de buscar y buscar hasta no dar con nada que permitiera alcanzar el propósito de suspender el juicio o de traer a declarar a Soria como testigo para darle al juicio la categoría de funeral de Estado. Ellos siempre han sido así de histriónicos.
Jorge Marichal, presidente de Ashotel.

MARICHAL SALTA COMO UNA FIERA ANTE LA AMENAZA DE LOS 4 ESTRELLAS

Ashotel se delata

Nos resistíamos a darle la razón a José Miguel Bravo de Laguna y al selecto grupo de empresarios grancanarios que deploraban la Ley de Renovación y Modernización Turística del Gobierno de Canarias. Creíamos que su empeño en desbloquear la construcción de hoteles de cuatro estrellas era una vez más la ansiedad por urbanizar y echar a rodar las hormigoneras, en lugar de rehabilitar la vieja planta alojativa para cambiar aquel modelo que acuñó la isla en los setenta de hacer apartamentos en lugar de hoteles. Rechazábamos las invocaciones pleitistas de quienes aseguraban que esa ley del paulinato estaba teledirigida por el sector turístico de Tenerife, enrocado precisamente en su modelo de hoteles de cuatro estrellas, con el que aventajan sobradamente a sus colegas grancanarios, para de ese modo no perder posiciones y continuar como líderes turísticos. Todos nuestros argumentos en contra de esas posiciones se nos vinieron abruptamente abajo al conocer el comunicado que ha hecho público la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), es decir, la poderosa patronal hotelera tinerfeña, que ha saltado como una fiera con el solo anuncio de que el Gobierno está dispuesto a negociar algunas excepciones a esa moratoria a hoteles de cuatro estrellas. Su planteamiento ha sido tan histérico como delator, es decir, se le ha visto el plumero de manera evidente. Con la excusa de que ya hay asociados suyos que se han embarcado en la noble empresa de renovar sus instalaciones en lugar de construir nuevos establecimientos de cuatro estrellas, y que para ese fin han firmado operaciones bancarias “que podrían peligrar”, el presidente de esa patronal se adentra en el terreno del pontificado: “Lo que hace falta en el ámbito de las infraestructuras hoteleras es incrementar su calidad, una acción que, sin duda, derivará en una mejora de la rentabilidad de los negocios, no solo turísticos, sino también de otra naturaleza y del propio municipio donde se ubican. Si dejamos de rehabilitar nuestros establecimientos obsoletos y nos centramos en construir otros nuevos caeremos en la peligrosa dinámica de decadencia de nuestros espacios turísticos”. Verdades como puños que en absoluto deberían conducirle a presionar al Gobierno para que no ceda ante las artimañas canarionas. Porque si sus asociados están rehabilitando sus hoteles será porque lo necesitan, hoteles que, por otra parte, en su mayoría son de cuatro estrellas, porque esa es la categoría reina en la provincia; y si son de tres, pues mira tú que bien, ahora van a pasar a cuatro gracias a esa misma ley que en ese aspecto seguro que no va a cambiar. Jorge Marichal, que así se llama este buen señor, asoma la patita sobre su influencia en la ley al asegurar que “espera que el Gobierno de Canarias no ceda a las presiones de un reducido grupo de empresarios turísticos empeñados en que la Ley de Renovación y Modernización Turística admita la construcción de hoteles de cuatro estrellas, cuyos proyectos no provengan de procesos de renovación” porque “confía en que el principal objetivo perseguido desde sus inicios por esta norma legal siga siendo la renovación de la planta obsoleta”. En absoluto peligra en Tenerife la vocación de la ley, que es lo que debería preocupar al señor Marichal. Lo que realmente peligra y lo adorna con este planteamiento aparentemente tan pulcro, es lo que vienen argumentando desde la pérfida Tamarán, que afloren hoteles de cuatro estrellas que pongan en peligro el liderazgo en ese segmento que tiene su sector. Lamentamos haber creído en las buenas intenciones de la ley. Sus inspiradores la han encharcado.
Los presentadores del especial de Radio 3 en Las Palmas de Gran Canaria. Foto del Twitter de la emisora.

EL ALCALDE, NOQUEADO EN UNA RETRANSMISIÓN RADIOFÓNICA NACIONAL

Monumental pitada a Cardona

Nada hacía pensar que el fin de fiesta del programa Canarias me suena, retransmitido en directo por Radio 3, de Radio Nacional de España, desde el teatro Cuyás para todo el Estado iba ser el que fue. No nos referimos a la última actuación musical, a cargo de Cabeza Borradora, que para el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, debió haber hecho bueno su nombre y hacer desaparecer de los registros sonoros lo que acababa de ocurrir en ese recinto de la calle Viera y Clavijo. Nos referimos precisamente al bochornoso papel que tuvo que interpretar la primera autoridad municipal de la ciudad respondiendo como pudo (mayormente con mentiras incomprensibles) a las preguntas de los presentadores hasta dejar en pelota viva su ausente política cultural y el buen funcionamiento que ha tenido la máquina segadora desde que llegó a la alcaldía. La cosa empezaba más o menos bien para el regidor, con amables preguntas sobre el Festival de Cine de la ciudad, borrado del mapa después de diez años de existencia. El público no quería oír al político explicando como podía que el festival se repondrá “para los últimos fines de mayo” (sic) con un presupuesto reducido, pero la noticia era que habría festival, compromiso que adquirió el alcalde después de que la gente del programa El séptimo vicio, de Radio 3, lo hubiera visitado en verano en su despacho para afearle tal decisión. Su director le dio fuerte en vivo y en directo: “No entendí nunca que se quitara diez años después de crearlo, con lo que cuesta hacerlo”. Pero disculpó levemente al Ayuntamiento porque “la cosa está muy achuchada, pero la crisis no puede servir para quitar la cultura de en medio”. Entre tímidos pitidos, Cardona se defendió como pudo y se zafó de la polémica con ese anuncio del regreso del festival que un día creara Claudio Utrera bajo la alcaldía de José Manuel Soria. No pudo sin embargo el alcalde zafarse en ningún momento de la monumental pitada que se produjo a continuación cuando los presentadores del programa le pidieron que dijera que también vuelve el Festival Womad, despachado de un manotazo por él mismo tras reducirlo a una cómica edición final en 2011, hecha con cuatro duros y con un indecente sometimiento a los organizadores a la sospecha y a la falta de respeto que condujo finalmente a su cancelación sine die. Se le notó especialmente irritado con que se le sacara la cuestión, y cuando acabó atropelladamente su entrevista, abandonó el Cuyás con paso ligerito y una cara de cabreo indisimulable.

CARDONA DIJO QUE AÚN SE DEBE DINERO AL WOMAD Y QUE HAY HERENCIA RECIBIDA

Mintió, cómo no

Debía imaginarse Juan José Cardona que los presentadores de Radio 3 le iban a preguntar por el Festival Womad. Lo habían hecho un rato antes a su directora, Dania Dévora, que arrancó una sonora salva de aplausos del respetable. Sin embargo, la directora del festival expulsado (Cáceres lo sigue celebrando) fue tan elegante como de costumbre y eludió en todo momento la confrontación con la institución que decidió prescindir de esa cita de cada noviembre. El mismo apoyo que el público tributó al Womad cuando de él hablaba su directora, se tornó reproche al alcalde cuando, además de no garantizar su vuelta, trató de justificar su decisión con falsas acusaciones y mentiras intolerables. Lo pueden escuchar a partir del minuto 2:36:00 del potscad de Radio 3, que es cuando entra en escena Cardona. Para descargarse de responsabilidades, el alcalde llega a afirmar que “cuando se hacía el Womad aquí no se pagaba el Womad, lo estamos pagando ahora, con la deuda que hemos asumido, y por eso hemos tenido, sí…” (interrupción por los abucheos y silbidos). Atenazado por la mentira que acababa de soltar, la intentó suavizar: “Cuando saneemos la deuda histórica que en materia de cultura hemos heredado, estaremos en condiciones de asumir un festival como el Womad. Que soy el primero que lo quiero, que soy el primero que lo deseo”. No contento con las dos trolas o medias verdades, lanzó la tercera: “Pero que sepan ustedes que el Wodmad solo estaba siendo soportado por el ayuntamiento, que ponía todos los años 700.000 euros, ninguna otra institución, y evidentemente el ayuntamiento necesita el apoyo de otras instituciones…” Vayamos por partes: 1) el Festival Womad se tuvo que pagar necesariamente en el momento de celebrarse porque, como ocurre en todas partes del mundo, ningún artista sube a un escenario si antes su representante no ha cobrado. El Womad cobró todos sus festivales en los plazos establecidos, si bien es cierto que se produjo un retraso en el último pago pero ya bajo la alcaldía de Juan José Cardona. 2) La “deuda histórica en materia de cultura” de la que habla Cardona debe ser el agujero sideral que se ha abierto entre la gestión de Saavedra y la suya propia, convertida en un erial carnavalero salpicado por tartanas andaluzas. Y 3) el Womad nunca costó más de 650.000 euros, de los que el Ayuntamiento jamás aportó más de 350.000 porque el resto lo ponían instituciones y firmas como el Cabildo, Casa África, Coca Cola, Compañía Cervecera, La Caja, etcétera. Es cierto que el Gobierno no puso un duro durante la etapa en que Saavedra asumió el festival desde el Ayuntamiento (2007-2010) pero fue porque la Consejería de Turismo, en manos del PP (de Rita Martín, mangoneada por Soria) se negó a apoyarlo a ver cómo podía hundirlo como hizo finalmente Cardona.

Don Pepito, en su último juicio como acusado. Vienen más, no se desanimen.

EL EDITORIALISTA GANA EN LA AUDIENCIA A PAULINO RIVERO

La sentencia que oculta don Pepito

Más de una vez han podido leer en esta sección que en los juzgados y tribunales de justicia los burros vuelan, y que con la misma ley con la que se condena a un justiciable se le exonera de cualquier responsabilidad sin que pueda haber reproche profesional (o penal) a quien la aplica, salvo contadas ocasiones en el que el reprochado sea molesto o insalubre para el sistema. La sentencia que les vamos a comentar aquí hoy es de ésas que requieren un análisis pausado y responsable. Pausado para intentar encontrar dónde está el truco, dónde puede haber colocado la magistrada ponente el gazapo para que, una vez descubierto, todo el entramado de consideraciones jurídicas se desbarate en favor del sentido común. Lectura responsable para no caer en la misma tentación en la que habitualmente cae uno de los dos protagonistas de esa sentencia, el más dicharachero editorialista de Barrio Sésamo, don José Rodríguez Ramírez, conocido en esta casa como Don Pepito. No encontramos gazapo alguno pero sí determinadas consideraciones de la juez que nos llevan a explicarnos por qué el afamado independentista de pijama y orinal sólo ha divulgado el fallo ocultando todo lo demás. El otro protagonista de la sentencia es Paulino Rivero, que sale derrotado al revocarse la resolución de primera instancia que condenó a don Pepito a pagarle 60.000 euros y a retirar de las hemerotecas (digitales e impresas) todos los editoriales de 2011 y de 2012 en los que le ofendió gravemente hasta vulnerar reiteradamente su derecho al honor. Sí, como lo leen, la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife acaba de revocar aquella primera sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 6 de aquella ciudad, con lo que don Pepito ha quedado absuelto y con las manos libres para seguir insultando como venía haciendo hasta ahora (las sentencias condenatorias no le hacen retroceder lo más mínimo) al presidente del Gobierno. No le arrendamos las ganancias a la juez que condenó a este sujeto en Primera Instancia, porque estamos seguros de que operará ese mecanismo de vengador mesiánico que alimenta Don Pepito, que ya habrá dado órdenes a sus afamados bufetes jurídicos para que interpongan querella contra ella por prevaricación. Amenaza con esas acciones a todos los jueces que le llevan la contraria y lo llegó a hacer contra la juez de Las Palmas de Gran Canaria que le archivó una querella contra una periodista y le condenó a las costas, a pesar de que la Audiencia Provincial y la Fiscalía respaldaron completamente las actuaciones de la magistrada. Una querella, por cierto, que fue inadmitida de plano por el TSJC, pero que el dueño de la mayor colección de metopas del Atlántico sigue aireando con la única intención de pelearse con los molinos creyendo que son gigantes.

Y COMO PAULINO RIVERO ES CARGO PÚBLICO…

Don Pepito no crea opinión, aburre, dice la Audiencia

Sin llegar a rebasar el límite del disparate que rebasó con creces aquel juez que nos condenó en verso libre por llamar don Pepito a don José (sentencia revocada por la Audiencia Provincial, ahora en el Supremo por recurso del dicharachero editorialista), la magistrada ponente de la sentencia que tanto jolgorio ha causado en el periódico El Día dice cosas realmente curiosas. Por ejemplo, que “las críticas al demandante [Paulino Rivero] se basan en el hecho de entender el editorialista [don Pepito] que alguna de las decisiones del Sr. Rivero (las que son perjudiciales para su medio de comunicación), vulneran precisamente la libertad de expresión y el pluralismo que caracterizan a una sociedad democrática”. Se refiera la señora magistrada a la perreta de Rodríguez Ramírez con el concurso de radios, del que sólo critica el hecho de que a él no le dieran ninguna emisora y sí una a Canarias Ahora, otro de sus desvelos cotidianos. Nuestras entendederas no alcanzan a explicar la relación entre defender la libertad de expresión que un periodista (o editor) puede sentir vulnerada y la utilización para ello del insultos, la injuria y la calumnia. Sí, porque la juez también se despacha muy alegremente la acusación que hace el dueño de El Día de que el concurso fue manipulado por el presidente para joderlo a él, es decir, que Paulino Rivero prevaricó. La condición del demandante de cargo público lo condenan de antemano a soportar la crítica y las zafiedades y groserías, es cierto, y así lo resalta la magistrada ponente. Y para desactivar la vulneración al honor insiste en que hay que contextualizar todos los insultos y acusaciones para llegar a al conclusión de que en sí mismos se los tiene que comer con papas el cargo público. Pero añade algunas consideraciones más que deben ser las que al delirante editorialista ha sacado de quicio hasta el punto de ocultar la sentencia. Dice la magistrada que “el periódico El Día, editado en Tenerife y cuyo propietario y director es el Sr. Rodríguez Ramírez, tiene una línea editorial (firmada por el director) con un sesgo marcadamente independentista e insularista, con una particular visión de cómo deberían independizarse las islas (todas menos Gran Canaria, la otra isla capitalina) de “España” o “la Metrópolis), insistiendo en sus editoriales en los agravios, daño y desprecio con que tratan a los canarios los “españoles”, que tienen a Canarias como una “colonia”. La cita es literal, incluyendo las referencias a Gran Canaria y la ese de metrópoli, lo que nos lleva a concluir que la ponente conoce perfectamente al pavo, sobre todo cuando más adelante refleja su desencanto por el puñetero caso que Paulino le hace con el asunto soberanista en cuestión. Pero lo retrata mejor cuando dice lo siguiente: “Cierto que la propia reiteración, en su caso, puede ser la circunstancia que haga que determinadas declaraciones o juicios resulten a la larga injuriosos, pero en este supuesto concreto, tratándose de un redactor [llama redactor a Don Pepito, debe estar contento] de las características dichas, que siempre se expresa igual e insiste sobre determinado asunto hasta el cansancio, el efecto que produce no es el de desacreditar al actor ante la opinión pública, sino, a lo sumo, una sensación de hartazgo o cuanto menos de reiteración que ya no sorprende ni crea opinión”. Habrá recurso ante el Supremo, y la opinión generalizada es que habrá revolcón a esta sentencia. Pero, mientras tanto, don Pepito acaba de recibir un balón de oxígeno impagable para seguir insultando. Aunque quien lo cometa no cree opinión y pueda estar más sonado que las maracas de Machín (no es el caso), insultar, injuriar y calumniar, están en el ordenamiento jurídico como infracción, incluso penal.

DON PEPITO NO ES ASÍ POR EL CONCURSO DE RADIOS

Falta un poco de historia

Se equivoca la señora magistrada ponente de esta sentencia de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife cuando data el principio de las tribulaciones de don Pepito en el momento en el que Paulino pactó con Zapatero las aguas territoriales canarias; o cuando se falló el concurso de emisoras de radio de la Comunidad Autónoma dejando fuera a la empresa editora de El Día por presentar una chapuza de oferta. Tampoco empezaron los editoriales (sí, los editoriales son artículos, por lo tanto del género masculino, y no al contrario, como se lee en la sentencia) cuando don Pepito descubrió que con Paulino Rivero no va a llegar la independencia de Canarias porque ni está en sus planes ni es independentista. Si lo fuera no se habría rasgado las vestiduras y escrito a Rajoy y al Rey asustándoles del desafecto que se está cocinando contra España. O se cocinaba hasta la semana pasada en que don Juan Carlos mostró al mundo que sabe dónde está Taganana. No, don Pepito siempre ha sido así de pendenciero, así de mal periodista (ni siquiera podría alcanzar esa condición), así de manipulador y mentiroso (cientos de editoriales lo acreditan),  mal educado e inculto (lo descubrió su Andrés Chaves en sus viajes compartidos por el mundo); homófobo y machista (por sus descalificaciones lo conoceréis), racista y xenófobo (viva el Parlamento), franquista (hay sobradas exaltaciones en sus encíclicas)… Y cacique, que es lo que sueña con ser desde el despacho del periódico que su tío Leoncio Rodríguez un malhadado día le dejó en herencia para que, con la ayuda de la oligarquía tinerfeña, este sujeto acomplejado fuera elevado a la condición de prohombre guardián de las esencias del tinerfeñismo. Como relata un viejo periodista del lugar que lo conoce muy bien, "desde que era cuarentón ya apuntaba maneras, y sus insultos a los demás jalonaban lo que escribía cuando aún solo era el sobrinísimo, antes de hacerse con las acciones de sus tías por procedimientos que dejaron boquiabiertos a algunos familiares” Y continúa: “No nos olvidemos de su campaña contra la ley del aguas de Saavedra, y cómo puso una diana a los parlamentarios socialistas en una portada inolvidable" para que fueran cazados como hacía ETA con sus víctimas. Es bueno recordarlo así, tal cual es, cuando se presenta en los juzgados apoyado en un bastón, ayudado por su hija Mercedes y pidiendo que lo dejen declarar sentado porque se encuentra muy débil.

La nueva sala de vistas del TSJC, en el primer día del juicio del Caso Europa.

LOS ACUSADOS DE GRUPO EUROPA TODAVÍA SE CREEN LOS MÁS LISTOS DE LA CLASE

Tunantes en el banquillo

Las crónicas lo relatan de manera muy certera. Y por supuesto les recomendamos la que ha redactado nuestro compañero Alexis González, el periodista que mejor conoce la trama corrupta del caso Grupo Europa, que este viernes comenzó a juzgarse en la nueva Ciudad de la Justicia de Las Palmas de Gran Canaria, y más concretamente en la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC). La condición de aforado de uno de los más señeros acusados en este sumario, Jorge Rodríguez, portavoz parlamentario del PP en el momento de producirse los hechos, obligó a la Justicia a elevar la causa a estas instancias tan pintureras. El tiempo transcurrido entre que se descubrió la trama corrupta, consistente en la introducción de una empresa madrileña en ayuntamientos gobernados por el PP para mangonear la construcción de viviendas sociales, y el juicio iniciado este viernes hacía pensar que los acusados adoptarían una táctica de perfil bajo: dilaciones indebidas (mayormente provocadas por sus continuas obstrucciones al proceso), falta de pruebas, atenuantes, el olvido… pero contrariamente a lo que parecía lo más recomendable han optado por perder del todo la vergüenza. De perdidos al río, debieron pensar, y si estamos absolutamente trincados con la mano en la lata del gofio –añadieron-, lo mejor es acusar a la Policía y al periódico Canarias Ahora de haber tejido una confabulación para arruinar la vida a esas siete almas cándidas. No es la primera vez que esos ampulosos acusados lo intentan. Ya lo hicieron nada más estallar la noticia en 2007 por medio de una querella por injurias y calumnias que nos interpuso el acusado Jorge Rodríguez, querella convenientemente archivada después de unas cuantas idas y venidas a la Audiencia Provincial, empeñada en que se investigara al mensajero, no fuera a ser. Fue una instrucción dura porque a los periodistas a los que el señor Rodríguez nos acusó de confabular contra él fuimos los que tuvimos que demostrar que si alguien debía ser investigado ése debía ser él y no nosotros, y que si teníamos información de mucha calidad sobre sus andanzas en Grupo Europa era porque a) somos buenos haciendo nuestro trabajo, y b) nos enteramos antes que la Policía, que actuó siempre a remolque de nuestras indagaciones hasta que el juez, conservador por más señas, nos ordenó parar para no estropear su investigación. Olvidan además estos tunantes que también nos metió una querella el Partido Popular por un delito de revelación de secretos, saltándose lo que evidentemente sabía, que el único secreto que revelamos es que algunos que van estirados como pírganos en realidad son unos auténticos salteadores de caminos.

El fiscal anticorrupción de Las Palmas, Luis del Río.

¿ESTÁN SEGUROS DE LO QUE PIDEN?

¿Que hable Soria?

Por suerte para los acusados, el tribunal ha rechazado la mayoría de sus pretensiones, particularmente la declaración de José Manuel Soria, al que Jorge Rodríguez quería en los estrados con un solo objetivo: tratar de amedrentar a los jueces, al fiscal y al público en general. No es moco de pavo que un ministro descienda hasta el mundo de los mortales a declarar en favor de un acusado de cometer delitos. Pero no coló. Es una pena porque, de haberlo consentido la sala, habríamos asistido a un nuevo patinazo artístico de José Manuel Soria, que no parece haber aprendido de sus anteriores cagadas ante la justicia en asuntos como el caso salmón, el caso chalet o las demandas civiles que interpuso (una contra el denunciante del Grupo Europa, por cierto) en las que acabó condenado a pagar las costas por mala fe. Hubiera sido un lujazo ver a todo un ministro contando aquella encerrona que él y otros compinches hicieron a Benítez Cambreleng en un conocido club deportivo de Santa Brígida con todo un vicepresidente del Gobierno (hoy ministro) grabando clandestinamente una conversación de la que extraer que el pobre testigo se lo había inventado todo por presiones del director de Canarias Ahora, que ni lo conocía entonces ni lo conoce en la actualidad. Nos imaginamos a Soria respondiendo al letrado Benítez Cambreleng (se representa a sí mismo) preguntándole por los 600.000 euros que asegura que le ofrecieron los presentes en esa tenida por retirar sus cargos. Hubiera sido un show extraordinario ver al ministro explicar su teoría de la conspiración, bautizada por nosotros como Soriagate, y acto seguido detallar al tribunal con qué dinero compró al Grupo Intereconomía para que montara un reportaje fantástico en la revistas Época con el que, acto seguido, montar una denuncia que ni siquiera se admitió a trámite, para vergüenza y escarnio de quienes la plantearon. Parece que el tribunal también descartó la deposición de un periodista, Francisco Javier Chavanel, al que las defensas querían preguntarle por esa supuesta conspiración de Canarias Ahora, quizás a sabiendas de que se trata de una persona generalmente dada a cagar sobre el plato en el que ha comido. Olvidan esas defensas que el señor Chavanel fue denunciado también como cómplice y actor necesario de esa irrisoria conspiración, y que contó al juez su verdad de entonces, la que dañaría por completo las estrategias de las defensas si ahora tuvieran la infeliz ocurrencia de airearla. Porque el que ante dos tribunales distintos mantiene dos versiones distintas habrá mentido al menos en una de ellas. Y si se miente como testigo, la gracia se convierte en delito.

OCHO AÑOS PARA MENA; 20 MESES PARA JORGE RODRÍGUEZ

Penas muy duras

Pero el juicio no ha hecho más que empezar, y a lo largo de las sesiones que se avecinan estamos seguros de que podremos disfrutar de momentos memorables. Las previsiones apuntan a que tenga esa consideración la declaración del acusado Jorge Rodríguez, al que el fiscal pide veinte meses de prisión y cinco de inhabilitación, que muy probablemente proclame al mundo su apasionada defensa del interés general (y el derecho de los teldenses a una vivienda digna construida por Grupo Europa). O la de José Luis Mena, por aquel entonces jefe del Servicio de Urbanismo de Telde, al que la Policía trincó esperando en un flamante BMW X5 cortesía de la casa en lo que otro compinche iba a recoger para él una talega con 30.000 euros. Mena, siempre Mena, que se sienta nuevamente en un banquillo, esta vez por una cosa muy seria (falsedad y cohecho) por lo que el fiscal anticorrupción pide para él nada menos que ocho añitos de prisión que, de tocarles en la pedrea, servirían de base a todas las acusaciones que se le vienen encima por asuntos relacionados con Faycan, la falsedad de documentos públicos en el caso Alisios, etcétera, etcétera, etcétera. Falta por saber en qué acusación concreta, en qué momento procesal modificará su empeño de dar lecciones de honradez y de respeto a la legalidad a los demás. Que haya pedido que se aplazara el comienzo del juicio del Caso Europa para que se celebre primero el del caso Faycan no es más que una muestra de que lo que necesita es ganar tiempo. Y el tiempo en manos de quien todavía tiene poder en el Ayuntamiento de Telde se convierte una vez más en una bomba de relojería. No dejen de leerse este artículo de Alexis González. En un par de minutos entenderán de qué estamos hablando. Pero si quieren la historia completa, con pelos y señales, les invitamos a entrar en nuestros contenidos Premium, donde hay un informe insuperable. 

EL PP (AUTÉNTICO) Y COALICIÓN CANARIA SE VUELCAN CON EL DIPUTADO DEL COMÚN

Pasión por Jerónimo

A Jerónimo Saavedra le pusieron este viernes una sala en el Auditorio Alfredo Kraus, la sala hasta ahora llamada polivalente que él hizo construir en su etapa de alcalde dentro del paquete de proyectos que ejecutó al amparo del Plan Feile, también conocido como Plan Zapatero (¡qué tiempos!). Fue la fórmula que el alcalde de la ciudad, el popular Juan José Cardona, consideró más adecuada para homenajear a quien fuera el padre del Festival de Música de Canarias ahora que esa cita internacional cumple 30 años y sigue llenando de gente y de éxitos ese recinto de la Cícer que –por cierto- también impulsó otro ilustre socialista amante de la cultura, Juan Rodríguez Doreste. Las seiscientas butacas de la Sala Jerónimo Saavedra Acevedo se llenaron casi por completo este viernes, y a diferencia de lo que le pasó el día anterior al equipo médico habitual de Fernando Clavijo, esta vez sí estaban allí presentes los empresarios más señeros del PIB grancanario, además de un porrón de gente del mundo de la cultura, de la política, del periodismo y del buen vivir. Y lo que allí ocurrió parecía ciencia ficción, o parecía como si el homenajeado hubiera muerto repentinamente y hasta sus más conspicuos adversarios políticos hubieran sucumbido al perdón postmorten hasta convertirse en miembros de honor del club de fans del dos veces ministro, dos veces presidente del Gobierno canario, senador, diputado, alcalde, presidente de la Sociedad Filarmónica, miembro de Amigos Canarios de la Ópera… porque fue un homenaje en toda regla, con relación completa y reiterada de todos los puestos de relumbrón que Saavedra ha ocupado en su vida hasta llegar al que ahora defiende de las amenazas ciertas de liquidación, el de Diputado del Común. Sí, el PP, con Juan José Cardona y Larry Álvarez a la cabeza, homenajeando con grandes ditirambos a una de las bestias pardas de la derecha canaria que ocupa una plaza que el mismo partido de los encendidos oradores quieren amortizar porque así lo ha ordenado el jefe máximo de la cosa.  Dos en una semana: Cardona abraza a Televisión Canaria dándole los derechos de retransmisión del Carnaval 2014, y el viernes eleva a los altares al Diputado del Común. Tremendo.

SE HUBIERA BLOQUEADO LA CIUDAD

Menos mal que no fue una rotonda

Sí, estábamos allí, nadie nos lo ha contado. Por eso podemos afirmar sin remilgos que lo que ocurrió la noche del viernes en la Sala Jerónimo Saavedra parecía un sueño. Juan José Cardona ejerció de maestro de ceremonias, unas veces metido hasta el fondo en las aburridas aguas del protocolo y otras en tono más informal tratando de convertir aquello en un acto entre amigos. El alcalde se deshacía en elogios hacia quien fue su duro contrincante en las municipales de 2011, al que llegó a acusar entonces muy crudamente de no se sabe muy bien que excesos culturales. Gajes del oficio, venía a resolver Cardona para justificar su clamoroso y benéfico cambio de actitud. Porque a Saavedra se le reconocía su sensibilidad cultural y su empeño por crear estructuras y proyectos –como el Festival de Música, que ahora cumple treinta años- que comprometieran a las instituciones e implicaran a la ciudadanía. Larry Álvarez, coordinador de Cultura del Cabildo, declarándose amoroso admirador de Jerónimo en medio de un constante lanzamiento de pétalos de rosa que en algunos momentos se acercó más a un comité regional del PSOE nominando candidatos que a un homenaje a un político en ejercicio (aunque rebajado de militancia por exigencias del guion). Por fortuna y para que aquello no chirriara, se abstuvo de aparecer por el auditorio el ministro de Turismo, José Manuel Soria, al que habría sido imposible creer cualquier tipo de apología saavedriana, y no porque el sujeto no la crea merecedora, sino porque él no es de los que se sobre con esas debilidades y sonaría tan falsa la lisonja que acabaría recibiendo tomatazos. Y faltó, incomprensiblemente, el presidente del Cabildo, José Miguel Bravo de Laguna, que a aquellas horas debía estar bajando de Tunte –explicó Cardona- por haber acudido al funeral en memoria de la madre del alcalde de aquella localidad. Bravo y Soria sí eran esperados sin embargo a la misma hora en el restaurante de los jardines de la marquesa de Arucas, donde se celebraba un fiesta sorpresa organizada por el Skal Club en homenaje a otro personaje bien distinto, el eterno senador Pepe Macías Santana. Pero volviendo a la sala JSA: cerró el acto el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, el único que leyó su discurso. Correcto, eficaz y sobrio, Rivero no escatimó en elogios y en reconocimientos de quien sigue siendo el líder más carismático del socialismo isleño con el que los nacionalistas mantienen un pacto de gobernabilidad que en ese mismo acto sufrió alguna carantoña de la parte contraria a la parte contratante. Faltó alguien del PSOE, qué se le va a hacer, pero teniendo en cuenta que el acto lo organizaba el PP, hasta mucho se excedieron invitándolos al patio de butacas. La crisis imposibilitó un mísero vino español, pero sí alcanzó para que la Banda Municipal de Música de Las Palmas de Gran Canaria, a los mandos de Alfonso Maribona, ofreciera varias piezas muy bien ejecutadas de su repertorio. Quedamos a la espera de cuál será el próximo homenaje a Jerónimo, porque ha quedado abierta la veda. En proporción a lo que se vio la noche del viernes en el auditorio, si lo siguiente es ponerle una rotonda, la ciudad se bloquea por completo. Llevaremos baldes para recoger tanta baba.

Arianne Hernández, nueva secretaria general de Casa África.

PAULINO COLOCA A CARLOS PORTUGUES EN LA REPER

Europa era la estampita

Se desvelaron los nombramientos y se consumaron los designios de José Manuel Soria: Casa África abandona su condición de brazo ejecutor de la política exterior de España en África para convertirse en un chiringuito de chochos y pejines con un secretario de cámara de comercio al frente. El consejo rector de ese organismo, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, aceptó finalmente la propuesta del Gobierno de España para sustituir al embajador Santiago Martínez-Caro por el licenciado en Derecho Luis Padrón. Se inaugura una nueva etapa en las relaciones con África, ahora en inglés, porque el nuevo responsable de Casa África ni siquiera maneja la lengua oficial más extendida en el continente, el francés. Muy elocuente. Veremos cómo se desenvuelve en las tres facetas encomendadas a Casa África: la diplomacia pública, la diplomacia económica y la diplomacia cultural. Ja. El nombramiento de Padrón ha servido para conocer cuál era la estampita que Paulino Rivero ha logrado intercambiar con el ministro de Exteriores, García Margallo. El presidente canario sabía que no podía hacer nada por salvar a Casa África de un nombramiento demencial como el de Padrón porque las presiones de Soria eran indescriptibles, pero jugó sus cartas para que, a cambio, el ministerio incorpore a la oficina de la Representación Permanente de España ante la Unión Europea a un hombre de su cuerda, Carlos Portugués Carrillo, hasta ahora director general de Asuntos Económicos con la Unión Europea. Portugués pasa por ser un alto cargo discretísimo del que pocas cosas trascienden, pero los que tratan con él resaltan su alta cualificación, su capacidad de trabajo y su eficacia. Y a algunas pruebas se remiten. También ha logrado colocar Rivero a la número dos de Casa África, su secretaria general. Por norma es el Gobierno de Canarias el que propone ese cargo, y la elegida ha sido la economista Arianne Hernández González, una joven de 32 años cuya formación y carrera profesional sí está directamente relacionada con la cooperación internacional. También supera al ungido por Soria en idiomas (habla francés e inglés) y, por supuesto, en sensibilidad y formación cultural del continente vecino. Si la dejan, al menos ella parece capacitada para su empleo y para no dejar en ridículo a Casa África a partir de ahora.

MARTÍNEZ-CARO SE MARCHA POR LAS IMPOSICIONES DE SORIA

Las presiones vienen de viejo

Con la inminente marcha del embajador Santiago Martínez-Caro, hasta ahora director general de Casa África, empiezan a aflorar algunos secretos hasta ahora contenidos en esa discreción y que adorna generalmente a los buenos diplomáticos. Sus casi dos años al frente del organismo no han sido cómodos porque, al drástico recorte presupuestario que sufrió (alrededor del 80%), que le obligó a reducir programas y a adelgazar la estructura de funcionamiento, a Martínez-Caro le cayó pronto encima el látigo incómodo y totalitarista de José Manuel Soria. En cuanto pudo empezó a presionarlo para que destituyera al secretario general, Luis Padilla, que finalmente terminó sucumbiendo. El ministro de Industria quería que a Padilla lo sustituyera desde 2012 Luis Padrón, al que parece tener en muy alta consideración, porque al ver frustradas sus exigencias (la plaza quedó vacante hasta ahora tras la marcha a la OCDE de Luis Padilla) se empeñó en cargarse a Martínez-Caro y no ha reparado en gastos hasta conseguirlo. Se frustran de esta manera tan propia del individuo las expectativas que tanta gente había depositado en Casa África como instrumento para la política exterior en África conjugada desde las Islas Canarias. Con la mediocridad al frente sólo cabe esperar del organismo grandes fastos para honrar a Su Excelencia y misiones comerciales muy al estilo de uno de los más brillantes jefes que tuvo jamás Luis Padrón, José Miguel Suárez Gil, el Zorro Plateado.
Berriel, Oramas, Cardona, Rivero, Ortiz, Bermúdez, Rodríguez...

CLAVIJO PINCHA CON LA CLASE EMPRESARIAL GRANCANARIA

Lleno de ATI en Las Palmas (sic)

Hemos repasado la agenda de actos y no hubo contraprogramación. Por lo tanto estamos en condiciones de afirmar que el alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo, líder de la corriente contraria a la reiteración paulinista en Canarias pinchó estrepitosamente en su anunciada y requeteconvocada conferencia de este jueves en el Club La Provincia (antes Club Prensa Canaria). Es verdad que se llenó el salón de actos, pero si empezamos a descartar a los partidarios, un montón, y a los no partidarios pero compañeros de partido (qué sutil fue Churchill con aquello), nos quedamos con un puñado de curiosos, media docena de dirigentes de segundo nivel de Nueva Canarias, el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria (mira que es provocón), Ana Oramas y Pilar Parejo. Ni un solo empresario de postín, de esos capaces de inclinar la balanza a un lado o al otro, de hacer un pronunciamiento personal o colectivo, de levantar el pulgar o volverlo hacia abajo. Y eso que –nos consta- la flor y nata del PIB grancanario recibió la llamada de la diputada Ana Oramas o del mismísimo Clavijo. Ni uno, oye. Y no hubo contraprogramación, insistimos. Pero estuvo bien la charla, al decir de los presentes, porque se tocaron todos los palos y nadie salió herido. Un amplio sector de las plazas las ocupaba la gente venida expresamente de Tenerife para escuchar al alcalde de La Laguna, un gesto interpretable en clave de respaldo inquebrantable (caso de Oramas, Parejo, Rosa Dávila –directora general de Transportes-, Carlos Alonso –presidente del Cabildo-) o de “tú a mí no me coges en un renuncio”, catalogación bajo la que podemos incluir a los consejeros Berriel, Mendoza y González Ortiz; al alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez; al secretario general de CC, José Miguel Barragán, o al mismísimo Paulino Rivero, compartiendo apoyabrazos con Juan José Cardona y dejando que entre éste y su homólogo capitalino corriera el aire suficiente para evitar altercados. Venir de Tenerife para escuchar a alguien que tienes a mano todos los días lo hubiera catalogado el histórico alcalde de Artenara Severiano Luján como “de género tonto”, salvando las naturales distancias y evitando comparaciones odiosas, porque el desaparecido regidor empleaba esa expresión a continuación de “ser franquista con Franco muerto”, como con mucha gracia recuerda a menudo precisamente el director del Club La Provincia, Ángel Tristán Pimienta. También se mostraban muy interesados en lo que decía Clavijo su socio y primer teniente de alcalde de La Laguna, el socialista Javier Abreu, además de otros concejales del grupo de gobierno, el jefe de gabinete de la alcaldía y la jefa de prensa, que suponemos no se habrán costeado el viaje, las dietas y el hotel de sus respectivos sueldos.

LO MOVIÓ POR LAS RADIOS COMO LA CAJA DE TURRONES LA MOYERA

Elogios a Bañolas

Pero no sólo acudieron a la calle de León y Castillo partidarios de Clavijo procedentes de Tenerife. En lugares destacados estaban el presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, y el presidente de CC en esa isla, David de la Hoz, su homólogo majorero, Juan José Herrera Velázquez, y el alcalde de Puerto del Rosario, Marcial Morales, todos ellos incondicionales de los cumpleaños y los almuerzos que celebra esa corriente considerada contestataria por algunos, representante del ATI profundo por otros, y la necesaria renovación por los demás. Por su puesto no faltaba el anfitrión, el presidente de CC de Gran Canaria, Fernando Bañolas, que se llevó del conferenciante unos cuantos piropos. Con él estuvo de la mañana a la noche moviéndolo por varias emisoras de la isla como si fuera la caja de turrones La Moyera. Gracias a esa turné pudimos conocer una parte del ideario de esa corriente, de alguna manera reiterado por la noche en el Club La Provincia. En presencia de Paco Santiago y unos pocos dirigentes más de Nueva Canarias (también se echaron en falta los capitostes del partido de Román Rodríguez) el alcalde de La Laguna se reiteró en su criterio de que hay que confluir con el partido nacionalista que precisamente partió en dos a CC en Gran Canaria. La confluencia debe ser “un proceso natural”, para lo cual, según explicó, es necesario primero “que nos lo creamos”. Hasta Bañolas asentía, lo que a muchos recordó viejos y traumáticos episodios y más recientes anatemas, pero todo el mundo está en su derecho de cambiar de opinión. Conseguir convencer al resto será otro cantar, claro. Fue muy prudente con el tratamiento del pleito insular, sobre todo en presencia de algunos de los más reputados expertos de su partido, los que acusan a Rivero de desequilibrios en favor de todas las demás islas excepto de la de Tenerife. Para la galería una frase que cualquiera puede hacer suya para justificar un zurcido o un fregado en función de la orilla desde la que se mire: “No hay mayor desigualdad que tratar a los desiguales de forma igual”.
Luis Padrón.

SORIA IMPONE A LUIS PADRÓN COMO DIRECTOR GENERAL

Relevo (soriano) en Casa África

Incendiar Canarias. Y controlar todo lo controlable. Los desvelos de José Manuel Soria por ejercer el poder en Canarias al margen de lo que las urnas y los pactos legítimos le permitieron, no parecen tener límites. Este jueves se consumará una de las más atolondradas decisiones de las que, en esa línea, se vienen tomando en su nombre de un tiempo a esta parte. El consejo rector del consorcio que dirige Casa África elegirá a Luis Padrón, actual secretario de la Cámara de Comercio de Gran Canaria, nuevo director de ese organismo, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores. Luis Padrón, licenciado en Derecho, romperá con la corta pero fructífera tradición de que la Casa la dirija un embajador, mayormente un embajador con conocimiento de África sobre el terreno, como ha ocurrido con los tres que hasta ahora han estado al frente de la institución de la calle Alfonso XIII. El primer director, Alfonso Ortiz, ejerció diferentes tareas diplomáticas en Ghana, Zaire, Ruanda y Burundi, y su último destino africano antes de ser trasladado a Chile fue el de embajador en Egipto. Su sucesor, Ricardo Martínez, embajador también, ocupó antes de venir a Canarias el cargo de director general de Cooperación con África, Asia y Europa Oriental en la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo. Luis Padrón se dispone a relevar a Santiago Martínez-Caro, que ha sido, entre otros cargos, jefe de la oficina comercial de la Embajada española en Rabat, subdirector general de África Subsahariana, y embajador en Zimbawe, Malaui y Zambia. Todos los que hasta ahora han estado al frente de Casa África han demostrado conocimientos, capacidades y mucha sensibilidad hacia el continente, con particular atención a su cultura y a sus pueblos, sin descuidar por ello otros aspectos, como el comercial y el de cooperación que también están en su misión. Los estatutos, sin embargo, permiten que se nombre a alguien como Padrón, siempre y cuando reúna un requisito de dudosa presencia en el caso que nos ocupa: “persona de reconocido prestigio y experiencia en las relaciones internacionales, en especial en el ámbito africano”. Mucho nos tememos que nada va a ser igual que hasta ahora porque la única cualidad indiscutible que atesora Luis Padrón es la de ser un hombre leal –hasta límites casi humillantes- a José Manuel Soria.

LA MARCHA DE PADRÓN ALIGERA LAS NÓMINAS DE LA CÁMARA

Un intercambio de estampitas

El nombramiento de Luis Padrón como nuevo director de Casa África es una imposición de José Manuel Soria que el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, se come con papas en evidente demostración de que ese organismo se la bufa por completo. El Gobierno canario, que tiene voz y voto en este nombramiento, lo aceptará porque así viene siendo la tónica habitual en las propuestas llegadas del ministerio, pero Paulino Rivero ha hecho valer a Margallo una condición que se conocerá en los próximos días: el nombramiento, a cambio, de una persona de su círculo más estrecho para un cargo fuera de Canarias, y probablemente fuera de España. Lo que se llama en el argot un intercambio de estampitas. Faltaría por dilucidar quién ocupará la secretaría general de la Casa, cargo para el que la propuesta corresponde al Gobierno canario. Lo que está confirmado del todo es que en la Cámara de Comercio ya han empezado a tirar voladores, y no porque se alegren especialmente de que se vaya Luis Padrón, una persona inocua, insípida, dulce pero sin azúcar… sino porque con su marcha voluntaria mediante una excedencia se amortiza una plaza de las cinco que hay que liquidar para cuadrar las cuentas de una maltrecha institución que no solo retrocede en prestigio y en influencia, sino también en recaudación. Padrón cobra en la Cámara 78.000 euros anuales que vendrán muy bien para la contabilidad de Tinoco. Del lado de Casa África, su director cesante, Santiago Martínez-Caro, se marcha a un puesto de relumbrón en el Ministerio de Defensa. Su año y pico en Canarias ha estado marcado por su carácter un tanto áspero, lo que le granjeó duros enfrentamientos con el secretario general, Luis Padilla, hasta conseguir forzar su marcha. También Padilla ha mejorado en su carrera: ahora es consejero para África y América Latina, con sede en París. Para Casa África, sin embargo, todo apunta hacia la mediocridad y a la pérdida de valor de un organismo que nació en 2005 con una clara vocación de intercambio cultural para profundizar en el conocimiento entre España (Canarias) y el continente vecino. Veremos en qué lo convierten.

EL PRESIDENTE DE LA CÁMARA DE COMERCIO, CAZADO EN SUS DELIRIOS

26 folios desmienten a Tinoco

La Cámara de Comercio, como ha ocurrido más recientemente con la Confederación Canaria de Empresarios (CCE) al asaltarla el Círculo de Empresarios de Gran Canaria, son extensiones del Partido Popular de Canarias, y Soria quiere convertirlos en instrumentos propios. José Sánchez Tinoco, presidente de la Cámara de Gran Canaria, ejecuta a la perfección los dictados del jefe, y si hay que decir que Paulino Rivero discrimina a la isla en beneficio de Lanzarote, Fuerteventura y Tenerife, lo dice con la misma frivolidad con la que pide que le pasen la sal en la mesa. En un desayuno con periodistas esta misma semana se despachó a gusto contra decisiones gubernamentales mezclando churras con merinas y pasando por alto aspectos tan relevantes como el propio fracaso de la Cámara que preside para mantener su consideración de provincial tras recluirse en un isloteñismo que ahora se le vuelve en contra. Particularmente en la poltrona que quiere ocupar de modo permanente en el consejo de administración de la Autoridad Portuaria. Además de los 900 euros de dietas por asistencia a cada reunión, que no son moco de pavo, Tinoco quiere ejecutar el encargo de Soria de controlar ese organismo, para lo cual es necesario que no se imponga el sistema de representación temporal y proporcional de las tres cámaras de la provincia (un año para la de Lanzarote, otro para la de Fuerteventura y dos para la de Gran Canaria), sino que ese voto, unido al de Agustín Manrique, presidente de la CCE, sume para tener la mayoría. En la provincia de Santa Cruz de Tenerife no hay ningún problema porque, al contrario del centralismo canarión, culpable del fraccionamiento de la Cámara, allí sólo hay una, y tiene el poder que tiene. Pero, a lo que íbamos, en su apasionado ataque al Gobierno de Canarias y a los dos partidos que lo sostienen, Tinoco llegó a acusar al consejero González Ortiz de haber producido un proyecto de reforma del REF a espaldas de la Cámara que este hombre preside. Un documento de 26 folios, fechado en la primavera de 2012, lo desmiente dramáticamente. En él se contienen detalladas las recomendaciones que para el nuevo REF hizo en su momento ese organismo que Tinoco dirige en nombre del PP.

LA TRAICIÓN DE CARDONA LO HA DAÑADO CONSIDERABLEMENTE

Taboada, desquiciado

Al menos tres de las personas que este miércoles tuvieron la oportunidad de verse en Tenerife con Carlos Taboada, director de Televisión Española en Canarias, han encuadrado su estado político en el grado máximo de desquicie. No quería asimilar, ni podía, que el Partido Popular de Canarias haya empezado a retirarle la confianza de manera tan clamorosa. Lo hizo ayer en un acto público el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria firmando un convenio con Televisión Canaria y con Atresmedia para ocuparse de la retransmisión de los carnavales de esa ciudad, el feudo urbano por antonomasia del PP en Canarias, que prescinde de este modo de los servicios de Taboada sencillamente por considerarse defraudado en sus expectativas. El Ayuntamiento que preside Juan José Cardona se sumaba de este modo a la actitud no tan evidenciada públicamente del Cabildo de Gran Canaria, cuyos mandarines no se esconden para mostrar su desagrado por la escasa respuesta de la tele pública estatal y, por el contrario, mostrarse agradecidos y hasta cómplices con la tele del Paulinato. Taboada se tiraba –de modo figurado, obviamente- de los pelos que le quedan en la cabeza al comprobar que el acuerdo se firmaba y que la concejala de Cultura de Las Palmas de Gran Canaria, María Isabel García Bolta, no escatimaba elogio alguno hacia la televisión autonómica. Las teclas que el director de TVE movió para intentar arreglar el desaguisado in extremis fueron inútiles. La suerte estaba echada desde el mismo momento en que Juan José Cardona obtuvo el plácet del ministro y gran timonel para cambiar de televisión oficial de las carnestolendas. Se abre a partir de estos precisos momentos la fase de seguimiento y análisis de lo que va a hacer Águeda Montelongo en la próxima comparecencia parlamentaria en la que intente pedir el cierre de RTVC. Desde luego ya puede ir preparando una buena estrategia porque ya se podrá imaginar (y si no le hacemos un croquis) lo que le van a responder desde las butacas de los diputados que apoyan al Gobierno.

IZQUIERDA SOCIALISTA HACE PÚBLICO SU IDEARIO

Giro a la izquierda pactando con el PP

Ya tenemos en nuestro poder el acta del encuentro-mitin-almuerzo celebrado el pasado día 13 a iniciativa de Izquierda Socialista, sector Tenerife, en un restaurante de Candelaria. Se confirman nuestros datos y los peores presagios. Datos: unas setenta personas entre las que se encontraban el secretario general y el presidente del PSOE en Tenerife; presencia destacada de los cinco concejales de Tacoronte expulsados del partido, con respaldo inicial de esa expulsión en la vía judicial. Presagios: son partidarios sin discusión de pactar con el PP, para lo cual recogen en el acta que fue “un error” expulsar a los cinco disidentes de Tacoronte, que rompieron su acuerdo con Coalición Canaria censurando al alcalde nacionalista y pactando por tanto con el PP. En el acto y en el acta se conjuran para enmendarlo. Sin embargo, los peores presagios se agravan cuando en el punto siguiente del acta, bajo el epígrafe “quiénes somos y qué queremos” puede leerse que abogan por “un giro a la izquierda del partido y profundizar en la democracia interna” partiendo eso sí de la máxima de que “Izquierda Socialista es el núcleo”. A ver: fue un error expulsar a los compañeritos que pactaron con el PP, pero somos partidarios de un giro a la izquierda. Muy digerible. La cosa se agrava cuando se declaran “herederos de lo que lideró JFLA [Juan Fernando López Aguilar], Santiago Pérez y Arcadio Díaz Tejera”, todos ellos vivos y en plena actividad política, pero ninguno presente en el acto. Es más, Santiago Pérez declinó cortésmente la invitación, lo que no fue óbice para que se mantuviera su beatificación. Sin embargo, y a pesar de apoyar a los rebeldes de Tacoronte, de tener como icono a Santiago Pérez y de declararse ganadores “de dos de los cuatro últimos congresos en Tenerife, aunque en el último no estuvimos”, proclaman sus buenas intenciones: “No hemos venido a enfrentarnos a ninguna ejecutiva. No queremos profundizar en las heridas de bronca política. Creemos en la democracia y en el diálogo”, pero “pidiendo a todas las ejecutivas que se sumen a nuestras ideas”, que son las chachis. “Intentaremos ser mayoría pero si no lo logramos, queremos ser influyentes”. Les va a ir muy bien, parece evidente.
 
Dania Dévora.

LA PRODUCTORA CANARIA PRESENTA LA PROGRAMACIÓN CULTURAL DE EXPOMELONERAS

Los estrenos de Dania Dévora

Todavía quedan resquicios para recuperar tanto terreno perdido en aspectos tan sensibles de la convivencia como la cultura. Lo demuestran los creadores, los artistas, los gestores culturales… que hacen de tripas corazón ante tan demoledora involución decretada en nombre de la economía y de los mercados. Pero quedan motivos para la esperanza mientras existan empresarios que crean en la cultura –incluso como negocio o complemento a sus negocios y hasta como mecenas- y mientras exista gente capaz de gestionar adecuadamente los recursos. El ejemplo lo vamos a conocer este jueves en el auditorio Expomeloneras, en San Bartolomé de Tirajana. La productora Dania Dévora, una de las más prestigiosas gestoras culturales que ha parido Canarias, va a presentar la programación que para el próximo semestre ha diseñado para ese recinto tan especial de la zona de Meloneras. Fue nombrada hace poco directora de Programación del Grupo Lopesan, encargado de explotar Expomeloneras, y por su trayectoria, por su prestigio y por la excelencia con la que corona siempre sus iniciativas, no va a defraudar a nadie, ni con la programación ni con el vuelco que va a generar en la actividad cultural, de ocio y de entretenimiento la ciudad turística grancanaria. Ya lo verán. Ya lo veremos.
El Rey Juan Carlos recibe al presidente de Canarias, Paulino Rivero.

EXCEPCIONAL RECEPCIÓN DEL REY A PAULINO RIVERO

El poder de la desafección (2)

Las estrictas reglas del protocolo y las normas no escritas de la Casa Real impiden a las personalidades relatar con detalle las conversaciones que celebran con el Rey de España. Son reuniones oficiales, pero discretas, de las que se pueden contar generalidades preservando siempre el papel de moderador y de jefe de Estado de don Juan Carlos. De ahí que los gestos que los periodistas puedan ver son de inmediato interpretados para traducirlos y colocarlos en las diferentes escalas aplicables según sea el personaje invitado a La Zarzuela. Este martes ese personaje era el presidente de Canarias, que acudía a una recepción con el Rey a petición de éste y en relación directa con la carta que en noviembre pasado Paulino Rivero le envió para que conociera de primera mano cómo han sido (y siguen siendo) las tensas relaciones del Archipiélago con el Estado por culpa de un Gobierno del Partido Popular insensible y negligente hasta el límite de avivar el sentimiento de desafección hacia España. La carta enviada al Rey era idéntica a la que recibió Rajoy y que, a su vez, provocó la reunión de Rivero con aquel la pasada semana. De aquel encuentro y del que este martes tuvo lugar en La Zarzuela, saldrán efectos benéficos para Canarias porque, desde luego, motivos para un cambio de rumbo había y hay de sobra. Pero volvamos a los gestos y a los síntomas. Los periodistas presentes resaltaron del encuentro con el Rey, en primer lugar, la excepcionalidad: don Juan Carlos está todavía en fase de recuperación (aunque bastante mejorado, todavía no se parece al de la portada del ¡Hola!) y no está recibiendo a casi nadie, menos aún a presidentes autonómicos dentro de una ronda amplia y habitual de encuentros, como pretende hacer creer el PP. Excepcional también fue el saludo: “¡Hombre, don Paulino!”, y los abrazos, apretones de manos y carantoñas, a las que ambos dos son bastante dados, todo hay que decirlo. Pero más excepcional resultó que la Casa Real cediera un espacio al presidente canario para su comparecencia ante los medios informativos, donde Rivero explicó lo que protocolariamente pudo explicar. Los conocedores de la reunión han destacado el gran número de preguntas que formuló el Rey y la confirmación de que muchos de los temas los maneja con mucha soltura. Quedamos a la espera de la interpretación de vía estrecha que produzca el PP para minimizar los incontestables efectos de dos reuniones seguidas que tienen mucho que ver con la mala baba que destila su señorito.

Cardona disfrazado de Tin Tin en los carnavales de Las Palmas de Gran Canaria.

TV CANARIA DARÁ EL CARNAVAL DE LAS PALMAS

Cardona recurre a la tele que Soria quiere cerrar

Salvo imposiciones de última hora provenientes de la excelentísima superioridad, este miércoles se firmará en Las Palmas de Gran Canaria un convenio a tres bandas entre el Ayuntamiento de la ciudad, Atresmedia (Antena 3 Televisión) y Televisión Canaria para que sea esta cadena autonómica la encargada de retransmitir todos los actos del carnaval. El acuerdo tiene mucha enjundia porque, así, de primeras, nos encontramos con un alcalde del Partido Popular que recurre a una cadena pública que ese mismo partido (también por imposiciones de la excelentísima superioridad) quiere cerrar, encadenar, precintar con mil candados y, previa plomada, tirar al fondo del mar con todos sus responsables dentro. En segundo término, el acuerdo que hoy se firma supone la constatación del fracaso de Televisión Española en Canarias, que estos dos últimos años ha sido la responsable de la retransmisión de la fiesta, también por excelentísima imposición, con unos resultados que, a la vista del cambio de criterio, se dibujan calamitosos. El alcalde de la ciudad, Juan José Cardona, ha sopesado prudentemente los pros y los contras de esta decisión, que le va a costar como mínimo una airada discusión con José Manuel Soria, el dueño de las excelentísimas imposiciones, que hasta el último minuto va a intentar frustrar el acuerdo. En los pros figura una razón de peso que se llama año pre-electoral, en el que no se pueden hacer experimentos con palancas tan populares como el carnaval, que no da votos si sale bien pero los quita si sale mal. El fracaso de los dos últimos años en la cobertura de los acontecimientos más arraigados entre los carnavaleros, como la retransmisión de las distintas fases del concurso de murgas, ha proporcionado un evidente desgaste de los dirigentes municipales. Televisión Canaria siempre ha ofertado la retransmisión y el seguimiento de todos los actos, mientras que Televisión Española sólo ha tenido interés en las galas de elección de la Reina y de la Drag, dos apuestas seguras que, sin embargo, no cubren las aspiraciones de los organizadores de las fiestas. Para colmo, en la edición de 2013, al Ayuntamiento le costó dinero la producción para retransmitir el concurso de murgas por la negativa de la cadena estatal a hacerlo, algo que no hubiera ocurrido de pactar lo que va a pactar este miércoles con la televisión que dirige Willy García.

MALTRECHA DIFUSIÓN FUERA DE CANARIAS

Por Nitro o por la web

En lo que objetivamente saldrá perdiendo el carnaval canario será en la difusión nacional e internacional de las fiestas de ambas capitales. Porque Televisión Canaria, que se queda con los derechos de las dos, ya no tiene canal internacional (cosas de los recortes), lo que conduce, en el caso de Las Palmas de Gran Canaria, a que en el convenio se incluya a Atresmedia para que emita las dos galas de elección por su cadena Nitro. Los que tengan paciencia para aguantar las caídas del sistema pueden intentar ver las galas por la web de RTVC, pero en ningún caso se alcanzarán los niveles de audiencia que proporcionaría Televisión Española si emitiera esos actos por La 1. Pero la culpa no la tiene Zapatero, ni ha habido una agresiva política comercial de Televisión Canaria para desplazar a la cadena nacional. La causa de que TVE pierda también los carnavales la tiene su director, que no fue capaz de cumplir con la mayoría de los compromisos que adquirió con el alcalde de la ciudad, al que ni se le ponía al teléfono cuando pintaban bastos, particularmente tras emitir la gala Drag en diferido. Carlos Taboada, todo hay que decirlo, se vio comprometido a llenar los huecos que, otra vez por imposición de la excelentísima superioridad, dejaba libres la Televisión Autonómica, sin medir las conocidas consecuencias que tiene la aplicación del adagio popular que dice que el que mucho abarca poco aprieta. Así que este año Cardona ha decidido apostar sobre seguro: la autonómica le garantiza la cobertura de todos los actos; la productora que realizará el trabajo, Videoreport, le consagra ante su accionista de referencia, Canarias7, y de rebote manda un mensaje a los que se creen intocables por estar ungidos por Soria: el que no cumple no sale en la foto. Eso sí, la papa caliente de meter en las mismas fechas y por la misma cadena los dos carnavales capitalinos la tendrá Televisión Canaria, a la que le van a coincidir algunos actos que, como mal menor, le pueden obligar a desconexiones provinciales. Pero queda claro, incluso para el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, que de tener que cerrar una tele pública en Canarias, ésa no es la que en estos carnavales le va a salvar el pescuezo.
Una de las mesas del agasajo a los rebeldes de Tacoronte.

LA RAMA PURA DEL PSOE, CON LOS QUE PACTAN CON EL PP

Izquierda Socialista agasaja a los rebeldes de Tacoronte

El calentamiento global es el culpable de grandes fenómenos climáticos que estamos viviendo entre resignados y perplejos. Sube la ribera de los mares, se vuelve loco el termómetro y los más viejos del lugar empiezan a vaticinar calamidades y a intuir cataclismos. Pero también afecta a las más privilegiadas testas humanas, como la de María Dolores de Cospedal, que recurre una sentencia (la que absolvió a Bárcenas de su demanda por vulneración del honor) achacando al juez que aplicó reglas jurídicas, no “las reglas del pensar”, que deben ser las que se aplican a su favor por el lado gordo del fonil. También afecta el cambio climático al hombre más poderoso del mundo, Barack Obama, que ha resaltado “el gran liderazgo” de Mariano Rajoy. Más cerquita, en estas ultraperificidades, tenemos que contarles la última ocurrencia de la corriente Izquierda Socialista, incluida en el PSOE y considerada por sus integrantes como la que mejor encarna las esencias verdaderas de la izquierda dentro de ese partido. Sus dirigentes tinerfeños tuvieron este lunes la feliz ocurrencia de agasajar, con una opípara comida en Candelaria, a los concejales socialistas de Tacoronte expulsados del partido por pactar con el PP, es decir, por pactar con la esencia pura de la derecha tinerfeña desoyendo las órdenes precisas de la dirección regional. Entre los comensales, además de los rebeldes, que ocupaban lugares de honor, estaban cargos de la oficialidad, como el secretario general y el presidente del PSOE en Tenerife, Manuel Fumero y Rafael Yánez, de los que ya les hemos contado aquí cual es el sentimiento contradictorio en el que se debaten cada día: están puestos ahí por el vicesecretario general, Paco Spínola, que es miembro del gobierno sustentado por el pacto con Coalición Canaria, pero en realidad hubieran preferido toda la vida pactar con el PP, como en Tacoronte. De ahí que las críticas se dirigieran al secretario general y al secretario de Organización, dando un brinco mortal con tirabuzón al llegar al cargo intermedio, el del número dos. Los setenta congregados hablaron mucho y cada vez más alto, de cómo va a ser el próximo comité insular del partido, el que tuvieron que suspender Yanez y Fumero para evitar una debacle. Que la habrá, no obstante.
José Rodríguez Ramírez, editor y director de El Día, con Ricardo Peytaví y Andrés Chaves.

DON PEPITO SE MUESTRA COMO ES ANTE UN JUZGADO PENAL

La calumnia, en directo

El abogado de don Pepito no sabía dónde meterse. Por momentos parecía que la rojez de su cara se transformaría en un enorme sarpullido que reventaría impregnando de pus todas las paredes de la sala de vistas número 10 de los juzgados de Santa Cruz de Tenerife, donde su cliente ocupaba banquillo de los acusados por injurias y calumnias contra una juez a muy pocos metros de sus dos escribanos de cabecera, Zipi y Zape, cuyas venturas y aventuras obsequia este martes en DVD el periódico El Día por la módica cantidad de 1,95 euros, más el precio del periódico, 1,20. Sí, le pobre José Miguel Munguía, que así se llama el letrado al que este lunes tocó defender la inocencia de José Rodríguez Ramírez  ante la juez de Penal 2 de Santa Cruz de Tenerife, se le acaban por momentos los argumentos: que si la causa está prescrita, señoría, por favor; que si me falta una documental (que su señoría le enseña donde está incorporada a la causa); que sí, vale, pero ha habido dilación indebida; que si la magistrada insultada por mi patrocinado es un personaje público que no tiene derecho al honor porque escribe artículos de opinión; que si la palabra “barragana” no es un insulto porque aparece en Google con más de dos millones de entradas… Un calvario de defensa la que pudo verse este lunes en ese juzgado y un calvario de cliente empeñado en torcer hasta la aberración una estrategia de defensa que acabó destrozada y por los suelos ante el carácter mesiánico del acusado: “Soy la persona más respetable y más digna y con el currículum más extenso y lleno de aprecios de toda Canarias, ¡y de absoluta honradez!”, proclamó el acusado en el turno preceptivo de su última palabra antes de declararse el juicio visto para sentencia. No sin antes lanzar una amenaza velada a la juez que tendrá que dictar esa sentencia: “No quisiera que por culpa de una oveja negra de la justicia, yo sea víctima de una injusticia”. Genio y figura, don Pepito no pudo contenerse y ceñirse a una defensa lógica que le pudiera al menos aliviar de la acusación delictiva que pesa sobre él. Muy al contrario, profirió calumnias en directo contra la juez víctima de sus infundios y sus injurias: en dos ocasiones casi seguidas la acusó de prevaricar por haberle archivado en 2010 una querella que él interpuso contra la periodista grancanaria Teresa Cárdenes. “No sólo la archivó, sino que me condenó a las costas”, exclamó indignado mientras el rojo intenso se apoderaba de abajo a arriba del gaznate de su abogado. “Y sí, la llamé barragana, porque escogí la palabra más inofensiva (...) ni siquiera introduje palabras sobre el oficio más antiguo del mundo”, se justificó  en los estertores del juicio, cabreado por lo que había tenido que oír en boca de su víctima, de la fiscal y de la abogada de la acusación particular. Perdió, como es habitual, el juicio.

EL EDITOR CHIRIPITIFLÁUTICO EXPLICA SU TÉCNICA

“Yo dicto”; Yo, Claudio

Del brazo de su hija Mercedes, ayudado de un bastón y alegando una sordera selectiva que le impide percibir con nitidez “la voz aguda de las mujeres” (en estrados había tres), el octogenario editor, director y propietario de El Día, convertido por circunstancias del concurso de emisoras de radio en el más feroz independentista de Canarias y en el enemigo público número uno del presidente del Gobierno canario, se sentó en el banquillo de los acusados poniendo cara de no haber roto un plato en su larga vida. En una esquina de la sala, sus escribanos de cabecera, Ricardo Paytaví y Andrés Chaves, ejercían las funciones de guardia de corps: nadie les había dado vela en el entierro pero estaban allí para solidarizarse con quien cada día les dicta la pastoral. “Yo no manuscribo ni tecleo en un ordenador o en una máquina de escribir; yo dicto y dicto incluso con la sintaxis que debe seguir cada escrito”, ilustró el acusado al tribunal. De alguno de sus amanuenses debió ser la ocurrencia de tratar de desactivar el insulto de “barragana”, proferido contra la juez víctima de sus excesos, equiparándolo al “apellido del portavoz de Coalición Canaria, José Miguel Barragán, que seguramente no se avergüenza de ello”. Pifia absoluta porque no existe acepción masculina alguna que pueda significar insulto, sino más bien lo contrario. De su abogado es la técnica imposible de considerar personaje público a toda persona a la que don Pepito insulta. Se encargó de abofetear ese argumento la fiscala: “Una juez no es un personaje público por ejercer una acción pública, porque yo la estoy ejerciendo en este momento y no lo soy”.  La representante del Ministerio Público mantuvo su petición de condena al reo por un delito de injurias a diez meses de multa a razón de diez euros diarios.

DON PEPITO DIBUJA UNA SITUACIÓN APOCALÍPTICA DE SU EMPRESA

Se ha tenido que rebajar el sueldo

El esperpento no podía ser más grotesco: don Pepito tratando de salvarse de una condena penal con peregrinas elipsis que le evitaran reconocer que se refería a la juez Victoria Rosell cuando hablaba de prevaricaciones e insultos varios; su abogado intentando llevar a su cliente a la vereda del derecho a la libertad de expresión y el derecho a la información; el reo (como él se ha definido estos días en sus delirantes editoriales) haciendo valer su condición de patricio eterno del tinerfeñismo, faro inigualable de la rectitud y las buenas costumbres de la sociedad canaria, enredado en el laberinto de sus acusaciones atolondradas y presuntamente delictivas… Y ante la terrible amenaza de que les cayera una condena penal con responsabilidades civiles pecuniarias, distrayendo la atención del tribunal con un panorama financiero apocalíptico en Editorial Leoncio Rodríguez. Para acreditarlo, al brillante letrado de la parte acusada no se le ocurrió mejor cosa que aportar una fotocopia de un artículo de Canarias Ahora en el que, efectivamente, se relata el último expediente de regulación de empleo (ERE) en el que anda embarcada la empresa editora de El Día con lo que, en el mismo acto, se daba carta de credibilidad a nuestro periódico y se reconocía una situación delicada que atraviesa esa empresa. Por si quedaban dudas, el editor lo remachó: “He tenido que prescindir de buenos ingresos para atender los pagos de la empresa para el personal y los acreedores”. La situación de la editora es “precaria”, lo que le ha obligado a “transformar en capital una parte de mi patrimonio familiar para pagar a los empleados”, porque “a pesar de ser el periódico más leído en Canarias, no se vende publicidad”.  Desconocemos qué parte de ese patrimonio (siete inmuebles a su nombre; 25 a nombre de la empresa editora) ha sido enajenado; y en qué cuantía se ha rebajado el sueldo anual de 796.000 euros que consta en el Registro Mercantil como retribuciones a los consejeros de una empresa que sólo tiene un administrador único, él.
Tartana en Las Palmas de Gran Canaria.

EL ALCALDE DE LAS PALMAS DEFIENDE LOS COSHE DE CABALLO

Cardona, de faralaes

En Sevilla o en Córdoba no se llaman tartanas, se llaman, como suena, coshe de caballo, en plural pero con esa pronunciación exacta. Siempre se llamaron tartanas las que paseaban antaño a los turistas desde Catalina Park y alrededores, en Las Palmas de Gran Canaria, coches de caballos de reminiscencias evidentemente andaluzas, pero con la natural y preciosa adaptación al medio urbano y natural canario, es decir, con unos tartaneros del lugar, no cocheros, mayormente isleteros, que pintaban sus tartanas de color canelo, las varillas todas blancas, como dice la famosa coplilla parrandera. Nunca pudo nadie imaginarse a ambos lados del Guiniguada que un Ayuntamiento del siglo XXI fuera capaz de recuperar para el disfrute turístico y la curiosidad ciudadana aquellos añorados artilugios cuyos caballos plagaban de mierda y de olor peculiar las calles por las que transcurrían. Y que lo haya hecho el Ayuntamiento en cuestión anunciando al mundo que esos cagajones se van a evitar con unas revolucionarias bolsas colocadas en el lugar idóneo que ya fueron inventadas en Bélgica en 2008. Era imposible, igualmente, imaginar que para la restitución de las tartanas, el Ayuntamiento eligiera un modelo administrativo experimental, el propuesto por una empresa a la que se le da autorización y, en función del resultado, se anuncie un futuro concurso (como el de las bicicletas) que oficialice y de continuidad legal al invento. Y de remate, que como vestimenta de los tartaneros se elija la de los cocheros de Córdoba, con su atuendo puramente andaluz, endémico y anatómico de aquellos lares, impuesto allá por las autoridades municipales para reforzar la imagen turística de la ciudad. Era inimaginable que, para colmo, el alcalde se enfadara con la oposición por denunciar tamaño despropósito afeándoles que, siendo personas cultas y generalmente bien informadas, no tengan en cuenta todas estas vicisitudes que aquí les hemos contado. De vez en cuando sería muy saludable que el alcalde Cardona hiciera un ejercicio muy sencillo consistente en imaginarse que en vez de tener al PSOE, a Nueva Canarias o a Compromiso como oposición, tuviera a José Manuel Soria. Lo menos que le diría en una situación así es si piensa vestirse de faralaes el domingo y atravesar envalentonado la ciudad de punta a punta tirando claveles al público entusiasta congregado a ambos lados del recorrido.

DE CUANDO LA BICICLETA DE JFLA ARROYÓ A UN REPARTIDOR DE PIZZAS

Soy del PP y sé quién es usted

Le pudo pasar a cualquiera, pero le pasó este domingo a Juan Fernando López Aguilar, presidente de los socialistas españoles en el Parlamento europeo y uno de los valores más potentes de la política canaria, cuando se deja. Circulaba tan ricamente el eurodiputado a bordo de su bicicleta por Las Palmas de Gran Canaria cuando arroyó a un repartidor de pizzas que viajaba, a la velocidad habitual de esta actividad, a bordo de su ciclomotor. Todo hace pensar que JFLA tuvo la culpa del percance circulatorio, nada grave por lo que cuentan las crónicas del suceso, que resaltan que el socialista se interesó vivamente por el estado de salud del repartidor herido sin mayores consecuencias. Como quiera que el político no iba borracho, al Partido Popular se le ha frustrado la posibilidad de sacarse el clavo que tiene enterrado entre pecho y espalda con el alcalde de San Juan de la Rambla, que se aferra a la poltrona municipal como el borracho majadero al tetrabrik de don Simón como si mamárselo entero fuera lo último que le queda por hacer en este mundo. Y no se crean que no lo ha pretendido, que para eso destacó al lugar del siniestro a una de sus más exacerbadas seguidoras, una mujer de mediana edad que presenció el accidente y que, tras reconocer a López Aguilar le soltó sin miramientos: “Sé quién es usted y voy a llamar a la Policía porque yo soy del PP”. La sentencia tiene su cosa porque, en primer término, criminaliza el accidente de circulación (tanto si se es víctima como si se es culpable) y lo convierte en motivo automático de desdoro y/o dimisión. Y, en segundo lugar,  delata a la delatora como depositaria de una obligación partidista de denunciar a cualquier socialista que pudiera o pudiese ser la diana de algún tipo de censura, crítica o afeamiento. Por más vueltas que le damos seguimos sin poder imaginarnos qué fue lo que pasó para que en el choque entre una bicicleta y un ciclomotor fuera el conductor de este último vehículo el más perjudicado. Por mucho frenesí que López Aguilar le pueda poner a sus pedales.  Que ya es, seguro.

HISTORIA DE UN OKUPA DE ANTENAS EN MASPALOMAS

Si pinchas reguetón te vuelves reguetón

Son numerosos los momentos en la vida de un comunicador (en el sentido más amplio y generoso del término) en que se convierte en providencial dar un paso atrás, tragar saliva y callarse la boca. Por ejemplo, si tienes una radio emitiendo sin licencia con tu emisor metido en una caseta de propiedad municipal, con tu antena enganchada con verguillas en un poste de iluminación de un estadio municipal, a escasos metros de un colegio público cuyos padres de alumnos se quejan constantemente de la proliferación de antenas en la misma torreta. Si no pagas ni el espacio que ocupa tu emisor, ni por tu antena, si el consumo eléctrico del aparataje (más de 600 euros al mes) te lo paga irregularmente el Ayuntamiento, lo peor que puedes hacer si te descubren es darte por aludido y hacer como aquel pajarito moribundo de la fábula que se lo zampó un gato al caer aterido de frío sobre una bosta de vaca calentita y ponerse a agitar frenéticamente las alitas de tan contento que estaba. Ya saben que la fábula en cuestión tenía, entre sus tres moralejas, una bastante escatológica: “si estás en la mierda, no te muevas”. De ahí nuestra inicial consideración acerca del aconsejable silencio del comunicador con antena, verguillas y precariedad. El pajarito de nuestro cuento se llama Fran y regenta una emisora de radio en Maspalomas de nombre Top 21, mayormente dedicada a la emisión de eso que llaman reguetón. Cabreado porque nuestros compañeros de Maspalomas Ahora llevan denunciando constantemente esa ocupación ilegal y multilateral del espacio público en el Estadio Municipal de Maspalomas, el colega no ha tenido mejor ocurrencia que amenazar con “ir a la guerra”. Y se encrespa en el peor momento, cuando el Ayuntamiento lleva meses reclamando a las radios okupas documentación que acredite que tienen autorización para el uso de espacio y enganche energético municipales. Y cuando la Policía está investigando el robo de equipos técnicos en la caseta que esas mismas emisoras utilizan de aquella manera tan sandunguera en el mismo recinto público, compartiendo instalaciones con las emisoras de seguridad y emergencias del municipio. Su incontinencia nos ha animado a otros a reclamar del Ayuntamiento sureño un poquito de seriedad con este asunto y que haga extensivas las exigencias de legalidad, austeridad y trato igualitario a la caseta municipal de Bahía Feliz, donde también hay barra libre desde hace diez años.
Lorenzo Camino Barona.

HIJO DE ARMANDO CAMINO, ETERNO AMIGO DE CANARIAS AHORA

Nació Lorenzo

Se llama Lorenzo, y sus apellidos son Camino Barona, los de Armando Camino y Silvia Barona, dos oscenses radicados por ahora en la bella Buenos Aires, que han sido felices padres este lunes de enero de 2014. De Lorenzo podemos contar que ha nacido sano, que ha pesado 3,2 kilogramos y que ha llenado de entusiasmo a sus padres. Él, Armando, promete que será un nuevo canarión, que por algo se pasó una buena parte de su vida en Gran Canaria, donde se hizo compañero eterno de Canarias Ahora, pero la condición de maños de ambos no se disimula ni siquiera con el nombre del nuevo integrante de la familia, Lorenzo, patrón de Huesca. A Lorenzo le deseamos que crezca feliz y libre, que condiciones ambientales tiene; y a Silvia y a Armando, que lo disfruten como ellos han sabido disfrutar siempre las cosas buenas de la vida.

José Rodríguez Ramírez.

DON PEPITO, EL TALIO Y EL CASO EUROPA

Tres juicios tres

La semana que se inicia se presenta interesante desde el punto de vista judicial. Tres juicios acapararán la atención de la prensa canaria y los tres por cuestiones bien distintas. En la Audiencia Provincial de Las Palmas comienza el que habrá de resolver el asesinato de una joven enfermera presuntamente a manos de su novio, que supuestamente la fue envenenando con talio hasta que acabó con su vida. El acusado ha mantenido desde un principio su inocencia, pero las pruebas hasta ahora lo han incriminado de manera más que contundente. Los peritos, no obstante, desempeñarán un papel decisivo en esta vista oral con jurado presidida por el magistrado Carlos Vielba. En el mismo Palacio de Justicia de Las Palmas de Gran Canaria, pero en la sede del Tribunal Superior comenzará esta semana también el tantas veces pospuesto juicio por el caso Europa, la famosa pieza separada número 38 del caso Faycan que viene siendo el remate penal a una investigación periodística de Canarias Ahora, y ustedes perdonen que nos echemos un poco el pisto. Porque esa deriva de corrupción en el Ayuntamiento de Telde fue descubierta por nuestro periódico, particularmente por nuestro redactor jefe, Alexis González, en medio de aquella vorágine de operaciones contra la corrupción que se dispararon con la creación de la fiscalía ad hoc y que han desaparecido casi por completo con la llegada del PP al Gobierno y, por ende, a ese organismo tan dependiente. En el banquillo de Grupo Europa, como saben, se van a sentar en calidad de acusados siete personas, entre ellas unos cuantos personajes de cierta relevancia, como el actual portavoz económico del PP en el Parlamento canario, Jorge Rodríguez; o el jefe de los Servicios Jurídicos del Ayuntamiento de Telde, José Luis Mena, que por entonces controlaba el urbanismo en esa ciudad en comandita con el siempre insuperable Guillermo Reyes.

LA FISCALÍA LO ACUSA DE INJURIAS A UNA JUEZ

Don Pepito, por lo penal

El tercer juicio de relevancia periodística de esta semana lo viene anunciando de manera lastimera desde hace días el director, editor y propietario del periódico El Día, José Rodríguez Ramírez, en sus delirantes editoriales de cada mañana, fiestas de guardar incluidas. Se celebrará este lunes, a la nada propicia hora de la una de la tarde, en Penal 2, de Santa Cruz de Tenerife. Como él mismo se define, su condición en ese juicio es de “reo”, esto es, de acusado de delitos, dada la condición de juicio penal. En concreto, don Pepito acude a esta vista oral acusado por el Ministerio Fiscal de un delito de injurias proferidas contra una juez en el ejercicio de su cargo a raíz de una actuación de oficio del Ministerio Público que a su vez tiene su origen en la declaración de amparo a esa misma juez acordada en 2010 por el Consejo General del Poder Judicial. En resumidas cuentas: don Pepito no ha sido denunciado por la magistrada, como él falsamente insiste en sus editoriales, sino por la Fiscalía, que le pide una condena de diez meses de multa a razón de diez euros diarios, esto es, 3.000 euros, más 6.000 de responsabilidad civil por los que habría de responder solidariamente con Editorial Leoncio Rodríguez, editora del diario. La letrada de la juez injuriada, por su parte, amplía los delitos a la calumnia al considerar que en el artículo objeto de esta causa penal, don Pepito le atribuye el de prevaricación. Por ello le pide una condena de un año de prisión, además de diez meses a razón de 400 euros diarios por el delito de injurias. La magistrada ha renunciado a las acciones civiles por haber interpuesto por ese mismo artículo una demanda civil de protección al honor cuyo juicio está pendiente de este otro para dictar sentencia.

DON PEPITO: ME PERSIGUEN POR DEFENDER A CANARIAS

Mártir de la patria canaria

Durante los últimos días, don Pepito ha desplegado en sus editoriales toda una estrategia de defensa ante este juicio, que parece preocuparle particularmente. De resultar condenado, claro, se le generarían antecedentes penales, lo que seguramente no será plato de gusto dada su provecta edad. Hasta ahora no parecían preocuparle las numerosas condenas que por la vía civil ha ido acumulando gracias a su empeño en insultar gravemente a todo bicho viviente, condenas que sólo le suponen el pago de indemnizaciones y costas judiciales cuyo desembolso ha ido dilatando gracias al derecho que le asiste a recurrirlas todas al Supremo. Pero terminarán llegando, como llega este juicio penal casi cuatro años después de que se iniciaran las diligencias correspondientes. Su estrategia, burda como es habitual en él, consiste en justificar sus insultos y las causas judiciales que contra él se abren en una persecución del aparataje del Estado (Justicia incluida) por su encendida “defensa de Canarias”. En un momento de levitación imperial, el sábado escribió lo siguiente en su editorial: “Asumimos el peso de la púrpura que nos supone defender los intereses del pueblo canario”, advirtiendo, eso sí, a los que le demandamos por insultarnos permanentemente que “esto no es un bar de barra libre en una perpetua hora feliz” porque “las acciones legales emprendidas contra una empresa, o contra personas, han de estar debidamente sustantivadas, pues en caso contrario podrían volverse en contra de quien las interpone”. Es una pena que jamás se aplique él el cuento que pregona.

A DON JOSÉ NO LE GUSTÓ QUE LE ARCHIVARAN UNA QUERELLA

La causa de sus desvelos

La causa que conduce al dueño del día al banquillo de los acusados este lunes de enero tiene su origen en un editorial que publicó en 2010. En él se quejaba amargamente, al tiempo que repartía insultos y acusaciones por doquier, de que una juez de Las Palmas, María Victoria Rosell, le hubiera archivado una querella que él interpuso contra la periodista Teresa Cárdenes, entonces subdirectora de La Provincia. La magistrada, tras abrir diligencias y recibir la declaración de la querellada, las archivó y condenó al querellante al pago de las costas judiciales, resolución que fue confirmada por la Audiencia Judicial con el respaldo permanente de la Fiscalía frente a todos los recursos del inefable don José que se estrellaron incluso en el Supremo. Desde entonces, Rodríguez Ramírez no ha parado de acusar a la juez (no a los magistrados de la Audiencia ni al Ministerio Fiscal) de prevaricar y de insultarla gravemente con alusiones graves a su vida privada acompañadas de injurias irreproducibles. La juez pidió en 2010 el amparo al Poder Judicial, que se lo otorgó con consideraciones como esta: “Los artículos y editoriales que han sido publicados en contra de la referida magistrada, más allá del legítimo ejercicio de la crítica de las resoluciones judiciales, pretenden atentar contra la independencia judicial, no se encuentran amparados por el derecho constitucional a la libertad de expresión, y por ello, objetivamente considerados pueden poner en peligro el valor constitucional de la independencia judicial". Por lo tanto, pretender engañar a sus lectores (y este lunes, a su señoría) haciéndose pasar por víctima de una persecución de la metrópoli no solo es una memez de gigantesco tamaño y una mentira vergonzosa, sino una nueva muestra de las ínfulas caudillistas y egocéntricas  que padece el editorialista cuando se sienta a parir sus editoriales.

LOS ADEPTOS A SORIA, INASEQUIBLES AL DESALIENTO

A sangre y fuego en punto de cruz

Dice la delegada del Gobierno en Canarias, Mari Carmen Hernández Bento, que ella es una mujer de partido, que no está dando codazos para ser la candidata del PP en 2015 en el muy hipotético caso de que el Gran Timonel, José Manuel Soria, no sea obligado a intentarlo de nuevo en el que sería su tercer fracaso autonómico.  Y sustenta su afirmación en el que confiesa que es el lema que le guía: “Hoy es el primer día del resto de mi vida”. Ole. Se lo contó a Evaristo Quintana, en Ser Las Palmas, añadiendo que tiene esa frase compuesta en punto de cruz en un cuadro que cuelga en su casa. Si no fuera porque por su edad sería imposible, casi estaríamos por encuadrar la manualidad, su contenido y su aplicación a la vida pública de la señora Bento en las prácticas que se realizaban en la Sección Femenina. No es así, lo que reduce cualquier equiparación a puro contexto social y familiar donde no debemos entrar. Cualquiera que alguna vez haya hecho un trabajo en punto de cruz sabe lo laborioso que es y la concentración y convencimiento que se exigen. No valen medias tintas, hay que rematar la faena convenientemente. Y así es Hernández Bento con su líder regional: apasionadamente fiel hasta el final, caiga quien caiga, como si su defensa fuera la primera acción del resto de su vida. Lo mismo hacen otros destacados dirigentes del PP inasequibles al desaliento a pesar de la que le está cayendo al señor ministro: las encuestas nacionales empiezan a relacionarlo directamente con la pérdida de apoyo popular del partido en el gobierno. Entre la dirigencia tinerfeña también encontramos exaltados sorianos como Antonio Alarcó. Este fin de semana leíamos en El Día esta apoteósica frase del senador y consejero del Cabildo sin que la afirmación viniera en absoluto a cuento: “Es un lujo tener a un ministro de Canarias como José Manuel Soria. Por cierto, el líder político más sólido del Archipiélago, independientemente de que sea el presidente regional de mi partido”. No dicen exactamente eso las encuestas realizadas en las islas, en las que Soria, en el mejor de los casos, aparece en quinto lugar. Pero ya se sabe que cada cual es muy libre de entusiasmarse con lo que quiera.

ENCIMA TENDRAMOS QUE DARLES LAS GRACIAS

Vuelve el DNI

Tanto Hernández Bento como José Manuel Soria proclamaron al mundo estos últimos días que está a punto de reconducirse el paso atrás dado por el Gobierno de España con la exigencia de presentar certificados de residencia para que los canarios podamos viajar con el descuento legalmente establecido. No podemos concretar lo que ambos dirigentes consideran “en breve” o “pronto” porque eso mismo estamos oyendo de las primas a las renovables, del convenio de carreteras, de las tasas aeroportuarias y de la bajada de impuestos y ya conocen el resultado: nada de nada. Pero lo sustantivo de esos anuncios es que tanto Soria como Bento se muestran muy complacidos con devolver a los canarios a la situación anterior, esto es, a la única exigencia de mostrar el DNI cuando utilizamos los transportes sujetos a descuentos, como si eso constituyera novedad alguna. Dicen, en contrapartida, que ahora serán las compañías aéreas las que habrán de ocuparse de verificar los datos de cada pasajero, algo que muy bien podían haber aplicado desde el principio sin necesidad de tenernos a todos este año y medio sometidos a esta humillación. Mientras tanto, seguimos sin conocer el alcance de la lucha contra el fraude que teóricamente ocasionó la implantación de estas medidas restrictivas que ha causado severos problemas a muchos canarios. No hay datos que conduzcan a confirmar que había una amplia bolsa de viajeros que ya no residen y que utilizaban fraudulentamente su DNI, lo que nos lleva nuevamente a concluir que la intención original era hacer desaparecer los descuentos y que cambiaron de idea cuando vieron la reacción del público.
La Orquesta Sinfónica de Chicago en el Festival de Música de Canarias. EFE

RICCARDO MUTI ENTUSIASMA AL PÚBLICO DEL ALFREDO KRAUS

Apoteósico comienzo del festival

La Orquesta Sinfónica de Chicago cubrió todas las expectativas en sus dos conciertos inaugurales (viernes y sábado) del XXX Festival de Música de Canarias. Como hizo exactamente el director Riccardo Muti en ambas citas con el exigente público del Alfredo Kraus que cubrió las 1.600 butacas de la Sala Sinfónica desde días antes de que comenzara esta cita de principios de año. Los que tuvieron la fortuna de asistir a los dos conciertos pudieron saborear los amplios registros que son capaces de abarcar esta orquesta y su director, que entusiasmaron el viernes con la música del ballet de Macbeth, de Verdi;  la Muerte y Transfiguración, de Richard Strauss, y la suite de Romeo y Julieta, de Prokofiev , y repitieron apoteosis el sábado con la Quinta de Beethoven y la Sinfonía Fantástica de Berlioz. La entrega del público fue total, y en ambas veladas el director obsequió al respetable con dos inmensas propinas, la Sinfonía del Nabucco, con la que reconocía “el gusto del público español por Verdi cuando acaba de celebrarse su bicentenario”, y con la obertura de Índigo y los cuarenta ladrones, de Johann Strauss Junior. Este lunes orquesta y director se podrán disfrutar en el auditorio Adán Martín, de Santa Cruz de Tenerife, donde todavía quedaban este domingo doscientas entradas por vender. Recomendamos a los indecisos que no se lo pierdan porque es una oportunidad única: ni la Orquesta de Chicago es fácilmente contratable, ni Riccardo Muti es asequible para giras como la que se ha prestado a realizar en Canarias. Como él mismo destacó en la rueda de prensa que ofreció al llegar a las Islas, “esto lo hago por mi amiga Candelaria”, en referencia a Candelaria Rodríguez, directora del Festival de Música de Canarias, artífice de una edición que, acabada de iniciarse, ya es calificada de éxito.
Miguel Ángel Pulido.

ANTONIO CASTRO PIERDE LAS INCORPORACIONES DE ICAN

Escisión palmera por la izquierda

Se mascaba en el ambiente. Coalición Canaria de La Palma ha iniciado ya su purga por la izquierda después de una sucesión de desencuentros que tuvieron este viernes su cénit con el anuncio urbi et orbi de la marcha de una de las más señeras incorporaciones de la vieja Ican, Miguel Ángel Pulido. Quien fuera alto cargo de la Consejería de Política Territorial, hasta ayer mismo asesor para temas parlamentarios del consejero Domingo Berriel, ha roto con la Coalición Canaria que Antonio Castro Cordobez ha querido amoldar a su imagen y semejanza para respaldar a los que, desde la isla hermana de Tenerife, quieren descabalgar a Paulino Rivero de la candidatura presidencial y, de paso, preparar el terreno a un pacto de legislatura con el Partido Popular. Lo expresa así de claro y así de crudo en su carta de baja de CC Miguel Ángel Pulido, que renuncia a las prebendas propias de su condición de asesor gubernamental para regresar a su plaza de funcionario el Cabildo palmero. Antes hizo algo similar, aunque con menos ruido y en un salto salarial más abrupto, la que fuera consejera nacionalista en el Cabildo Maeve Sanjuán, que abandonó el puesto para regresar a su plaza de funcionaria del Inem con un tercio del sueldo oficial. Los motivos de la hija del histórico Antonio Sanjuan fueron más sangrantes: Castro Cordobez cortocircuitó sus opciones a ser secretaria general de Santa Cruz de La Palma por puro sectarismo marca de la casa. Se frustran de este modo las incorporaciones que en su día se produjeron en La Palma desde la extinta Ican en aquellos momentos en los que Antonio Castro cayó embelesado entre los madrigales de José Carlos Mauricio hasta creerse que el pérfido canarión acabaría proponiéndolo a él y no a Paulino a la presidencia del Gobierno. Evidenciado que los rojos no han hecho más que darle disgustos (ahora se empeñan en seguir apoyando a Rivero en congresos y en posicionamientos orgánicos), Castro ha optado por replegarse a sus primitivos orígenes de la Agrupación Palmera de Independientes (API), forzar la marcha de los irredentos y reformular su discurso insularista al modo más insularista todavía. Lo que sin duda hace las delicias de la ATI que también quiere recuperar sus esencias y abandonar esas zarandajas regionalistas a las que se ha entregado sin recato el presidente Rivero. El goteo de fugas no se ha hecho esperar.

PULIDO ESTUVO EN LA RECIENTE CONFERENCIA ROMANISTA

Nueva Canarias hace acopio

A río revuelto, ganancia de Nueva Canarias. Ese podría ser perfectamente el eslogan de esta temporada invernal en la isla de La Palma, donde parece crecer el partido de Román Rodríguez por el doble efecto que provocan las actitudes de Antonio Castro y los suyos y las acciones de captación que hace la formación nacionalista alternativa. Al dimitido Miguel Ángel Pulido, sin ir más lejos, se le pudo ver recientemente sin ningún tipo de disimulo en una reunión celebrada en diciembre pasado en la isla de La Palma con Paco Santiago y Carmelo Ramírez, dos de los más activos valores asamblearios de Nueva Canarias, ex de Ican, donde más de una asamblea se gozaron todos juntos. Y se le verá nuevamente, sin duda, el próximo día 24 (Casa Salazar, siete de la tarde) en la conferencia de Román Rodríguez que, con el título de Los retos de Canarias, ya  se está divulgando por las redes sociales. Debe ser cosa de Melo Martín, ex diputado, que ya pidió la baja de CC en San Andrés y Sauces y se está convirtiendo, junto al ex socialista Argelio Hernández Ortega,  en el aglutinador hacia NC de los descontentos de CC. Faltan incorporaciones aún por celebrar, como la de la mencionada Maeve Sanjuán (“No voy a cambiar una situación de imposición por otra situación de imposición”, sostiene en lo que le aclaran si el invento de Román no acabará siendo lo mismo si se conchaba con CC); o Rosa Pulido, parlamentaria regional y hermana del voluntariamente irradiado Miguel Ángel Pulido. Por no mentar al popular José Luis Perestelo, que está tan lejos de Coalición como cerca de Nueva Canarias, sin dar aún el salto definitivo. En un limbo de momento indefinible podemos situar a otros capos cañoneros de la vida política palmera, como Felipe Hernández, ex presidente del Cabildo por el PSOE, de cuyo destino inmediato se hacen cábalas sin fin por culpa de su propia indefinición: amenaza con incorporarse a Nueva Canarias al día siguiente de almorzar con Nacho González, del Centro Canario de Nacho, o de hacer una carantoña al PP y otra a CC de igual inconsistencia política. Hernández se acaba de jubilar como docente y se le notan muchas ganas de hacerse notar. Lo evidenció en la última reunión del Consejo Social de La Palma, donde no hubo punto del orden del día que no gozara de su pronunciamiento.  ¿Y Antonio Castro? Más contento que unas castañuelas. Parece no importunarle en absoluto –más bien lo contrario- la fuga de dirigentes. Se conforma con controlar el poder que controla y con tener un lugar en el paraíso que ahora ya no le promete Mauricio, sino la pareja Oramas-Clavijo.
José María Mañaricúa.

RENUNCIA A PRESIDIR UNA PATRONAL PARA NO ESTORBAR

Mañaricúa se inmola

Hay pronunciamientos que los carga el diablo, como el que ha hecho estos días el polémico presidente de la Asociación de Hoteleros de Las Palmas, José María Mañaricúa. Acudía a una reunión sectorial en el Cabildo de Gran Canaria en representación de otra asociación que preside, la Gran Canaria Spa, Wellness & Health, que en la lengua de Cervantes se aproximaría más o menos a asociación de la isla de Gran Canaria de establecimientos con chorritos y gimnasios estupendos que cuidan la salud del turista. Llegaba Mañaricúa con las orejas calientes tras una semana en la que su actitud, junto a la de Fernando Fraile, presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo, había motivado la marcha del Grupo Lopesan, el mayor imperio turístico de Canarias y parte del extranjero. Quizás por ese sentimiento de volador sin rabo, Mañaricúa anunció a los presentes que se estaba planteando muy seriamente abandonar la dirección de la asociación de Spa para no ser impedimento al consenso entre las empresas del sector. El representante de Lopesan en la reunión, Zolio Alemán, asentía tras anunciar que abandonaría también esa asociación si en ella continuaba como presidente Mañaricúa, autor de polémicos posicionamientos a favor de RIU y en contra del Cabildo que en aquel momento ejercía de anfitrión en la polémica del Oasis de Maspalomas. Con su anuncio, Mañaricúa mordía su propio anzuelo: si estorba en la presidencia de una asociación de la que se marcha Lopesan mientras él sea el presidente, es de lógica pensar que estovaría en las demás asociaciones que presida, verbigracia la de hoteleros. Pero de esa todavía no ha anunciado su dimisión a la espera de que se la termine pidiendo la homóloga de Fuerteventura, eufórica tras sus pronunciamientos sobre el petróleo.
José María Mañaricúa.

RENUNCIA A PRESIDIR UNA PATRONAL PARA NO ESTORBAR

Mañaricúa se inmola

Hay pronunciamientos que los carga el diablo, como el que ha hecho estos días el polémico presidente de la Asociación de Hoteleros de Las Palmas, José María Mañaricúa. Acudía a una reunión sectorial en el Cabildo de Gran Canaria en representación de otra asociación que preside, la Gran Canaria Spa, Wellness & Health, que en la lengua de Cervantes se aproximaría más o menos a asociación de la isla de Gran Canaria de establecimientos con chorritos y gimnasios estupendos que cuidan la salud del turista. Llegaba Mañaricúa con las orejas calientes tras una semana en la que su actitud, junto a la de Fernando Fraile, presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo, había motivado la marcha del Grupo Lopesan, el mayor imperio turístico de Canarias y parte del extranjero. Quizás por ese sentimiento de volador sin rabo, Mañaricúa anunció a los presentes que se estaba planteando muy seriamente abandonar la dirección de la asociación de Spa para no ser impedimento al consenso entre las empresas del sector. El representante de Lopesan en la reunión, Zolio Alemán, asentía tras anunciar que abandonaría también esa asociación si en ella continuaba como presidente Mañaricúa, autor de polémicos posicionamientos a favor de RIU y en contra del Cabildo que en aquel momento ejercía de anfitrión en la polémica del Oasis de Maspalomas. Con su anuncio, Mañaricúa mordía su propio anzuelo: si estorba en la presidencia de una asociación de la que se marcha Lopesan mientras él sea el presidente, es de lógica pensar que estovaría en las demás asociaciones que presida, verbigracia la de hoteleros. Pero de esa todavía no ha anunciado su dimisión a la espera de que se la termine pidiendo la homóloga de Fuerteventura, eufórica tras sus pronunciamientos sobre el petróleo.

ANTE EL DESNORTE DEL AYUNTAMIENTO Y DE LAS ALTERNATIVAS

Nace Ciudadanos por Santa Brígida

El proyecto está de momento resumido en tan sólo un folio, pero dice tantas cosas y tan razonables que promete. Un grupo de ciudadanos de Santa Brígida, mayormente desocupados por su condición de jubilados o pre-jubilados, ha decidido pasar a la acción. Les conmueve, indigna o preocupa (vale cualquier término ) lo que ocurre en esa villa con una potencialidad proporcional a la desidia de las autoridades y de los partidos políticos llamados a ser alternativa. De ahí que hayan decidido lanzarse a crear una asociación que lleve por nombre Ciudadanos por Santa Brígida desde la que promover la regeneración y mejora del pueblo, la convivencia y participación de sus vecinos y la transparencia y la buena gobernanza de la acción municipal. Quieren fomentar una “cultura cívica y de participación ciudadana basada en los principios universales de los derechos y libertades individuales de las personas frente a las entidades colectivas de carácter ideológico”; “la utilización de argumentos razonables en lugar de dogmas inamovibles mediante el protagonismo mancomunado y solidario a favor de la convivencia”;  la “mejora en la calidad de las relaciones sociales entre residentes y representantes municipales”; “el fomento de la eficacia y austeridad de lo público”, y “el desarrollo de una cultura de gestión municipal basada en la transparencia constatable mediante el uso de medios que promuevan el control por parte de los ciudadanos”. Los promotores de la iniciativa van muy en serio porque ya nos consta que han contactado con algún potencial candidato para poner cara y liderazgo a sus propuestas. En cuanto tengan local y teléfono los haremos llegar a nuestros lectores, por si hay alguno interesado.
Inés Rojas, Saavedra, Ricardo Muti y Candelaria Rodríguez, anoche.

DARÁ NOMBRE A LA NUEVA SALA POLIVALENTE

Jerónimo Saavedra entra en el Alfredo Kraus

Lo celebraba la noche de este jueves como si de un premio de gran prestigio se tratara. El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Juan José Cardona, acababa de comunicarle que la sala polivalente de la ampliación del auditorio Alfredo Kraus llevará su nombre: Sala Jerónimo Saavedra. Lo comentaba la noche de este jueves, durante una cena en el hotel Santa Catalina, con sus comensales de postín: el director Ricardo Mutti, que este viernes abrirá el XXX Festival de Música de Canarias al frente de la Orquesta de Chicago; la consejera de Cultura, Inés Rojas, y la directora del festival, Candelaria Rodríguez. Ya no hay entradas para los dos primeros conciertos de la considerada en estos momentos mejor orquesta del mundo, y Saavedra no se los perderá desde su butaca de abonado que cada año ocupa en el auditorio de la playa de Las Canteras. Su nombre se incorpora al de Kraus seguramente por los mismos motivos, por ser el creador del Festival de Música y por la defensa que constantemente ha hecho de la cultura, no siempre reconocida por sus adversarios. La sala que llevará el nombre de Jerónimo Saavedra es la más moderna del complejo: de diseño triangular, tiene una superficie de 587 metros cuadrados y capacidad para 610 personas. Su característica más llamativa es el sistema de disposición de butacas, que se ocultan bajo el suelo en tan solo tres minutos.

SU MOCIÓN EN LA LAGUNA LA ASUMIRÁ ROMÁN RODRÍGUEZ

Santiago Pérez desentierra la bayoneta

Hacía mucho tiempo que no se tomaba una iniciativa de calado político en torno a la militarización o antimilitarización (táchese lo que no proceda) de las Islas Canarias, lugar exótico que votó en contra del ingreso de España en la OTAN cuando Felipe González convocó aquel famoso referéndum (sí, en España se pueden hacer referéndum, y no pasa nada). Acaba de romper la racha de silencio el concejal socialista (no parece que quiera dejar de serlo) en La Laguna Santiago Pérez, que lo es por el tercio (o en proporción a un tercio) de Por Tenerife. Su moción la tienen relatada en nuestra edición de hoy, y en ella el ex senador, ex parlamentario y ex dirigente del PSOE refleja su preocupación por las recientes palabras, pronunciadas con toda la solemnidad de la Pascua Militar, del jefe del Mando Militar en Canarias, general Martín Villalón. El militar destacó el papel que corresponde a los destacamentos militares del Archipiélago como “vanguardia avanzada” para intervenciones en el continente africano. A Pérez le parece que ese anuncio supone pasar de la concepción de las Fuerzas Armadas como instrumento de defensa del Archipiélago a la de fuerza de intervención en el vecino continente, con todo lo que eso pudiera suponer de asumir riesgos en un lugar tan sensible como este. La moción no se quedará en el Ayuntamiento de La Laguna, donde Pérez pondrá en un aprieto a sus excompañeros del PSOE y a los socios nacionalistas de estos, con su alcalde a la cabeza, sino que el asunto llegará al Parlamento de Canarias de la mano de Román Rodríguez, que la ha hecho suya. Así que, vayan preparándose que reaparece un sentimiento que andaba ahí algo larvado.
Paquita Luengo.

LA CONSEJERA DE EMPLEO HACE BALANCE DE 2013

Paquita Luengo o el arte del pragmatismo

No es frecuente que un miembro del Gobierno canario se presente ante la prensa con todo su equipo (secretario general técnico incluido) a hacer balance de lo realizado durante un año, en este caso 2013. Lo hizo este jueves Paquita Luengo, consejera de Empleo, Industria y Comercio, que precisamente asumió ese departamento por renuncia de su anterior titular el 4 de enero del año recientemente fenecido. Fue una rueda de prensa larga porque el formato es arriesgado, pero sirvió para que muchos periodistas conocieran a los miembros de su equipo, algunos de reciente incorporación, como la nueva directora general de Trabajo,  Ana Isabel Fernández, o el disparaste que es la Fundación Canaria para el Fomento del Trabajo (Funcatra), que con ocho millones de euros de presupuesto fue capaz el año pasado de colocar a casi 350 personas. Eso sí, dice su titular que da cursos de formación de los serios, no como otros que se sentaban muy cerca de él en la rueda de prensa. Pero la experiencia sirvió para conocer mejor el funcionamiento de un departamento que –casi nada- carga con la responsabilidad del empleo y de la energía, dos buenos marrones aún más marrones en estos tiempos que corren. Quedó más que patente que esta consejería dedica más tiempo a desactivar las bombas que el Gobierno de Madrid va poniendo a Canarias (“ensañamiento” lo llamó Paquita Luengo) que a generar acciones propias, sin que eso suponga que no las genere. Por ejemplo, dice bastante del pragmatismo de esa consejera haber renunciado a recurrir la reciente sentencia que anuló una parte del concurso de asignación de potencia eólica de 2007 porque, en su ejecución, sin esperar otros cuatro años por el Supremo, corregirá los defectos y acelerará la instalación de los nuevos parques.  Dice también mucho de las capacidades de ese equipo haber ejecutado en tan solo un mes los fondos para políticas activas de empleo que Madrid desbloqueó en noviembre, con el riesgo de tenerlos que devolver si no se gastaban dentro del ejercicio económico. O haber convertido Canarias en la región española donde más baja el desempleo o donde más sube la afiliación a la Seguridad Social y el número de contratos, aun habiendo crecido la población activa. O haber hecho aflorar 4.000 empleos de la economía sumergida tras casi 21.000 acciones en su búsqueda. Que el PP la convierta habitualmente en su diana no parece haber hecho mella en esta consejera.

ABANDONA EL PARLAMENTO, LO QUE LE DEJA MAYOR LIBERTAD

Alpidio se enroca en El Hierro

Las encuestas están dando los primeros avisos: ninguna de las fuerzas políticas con posibilidades de gobernar el Cabildo de El Hierro está en condiciones de alcanzar una mayoría absoluta que las libre de todo mal. Ni la histórica AHI, ni el PSOE de Alpidio Armas, ni el PP que lo sostiene en la presidencia de la institución podrían gobernar en solitario. Pero el actual presidente, el socialista Alpidio Armas, asegura querer intentarlo, quiere volver a ser el candidato de su partido y quiere gobernar con una mayoría al menos holgada. En ese anhelo basa exclusivamente su decisión de renunciar a su acta de parlamentario del PSOE en la Cámara regional y el anuncio de que se va a concentrar en su trabajo como presidente de la isla de El Hierro (10.000 habitantes) para renovar el cargo. A quien le pregunta le asegura que sus viejas diferencias con la dirección socialista por haber pactado con el PP han sido superadas y que ni siquiera le mueve el menor sentimiento de resquemor por lo que están pasando los socialistas palmeros que hicieron la censura a CC en aquel cabildo. Su caso es bien diferente porque, además de haber ganado en los tribunales, su pacto con los conservadores fue muy anterior a la prohibición expresa de hacerlo. Es cierto, sin embargo, que desembarazarse de la disciplina del Grupo Parlamentario Socialista le permitirá a Armas tener más libertad de movimientos y de expresión.
Tomás Mesa, este jueves, a su llegada a los juzgados. (EFE/Cristóbal García)

EL ALCALDE DE SAN JUAN DE LA RAMBLA, CONDENADO POR CONDUCIR BORRACHO

Tomás Mesa se conformó

Dice el Partido Popular que ya ha iniciado el expediente de expulsión del alcalde de San Juan de la Rambla, Tomás Mesa, que este jueves resultó condenado, en sentencia por conformidad, a estar sin carné de conducir durante 18 meses y a una pena de multa de 1.600 euros, equivalente a nueve meses de seis euros al día. El alcalde aceptó acogerse al beneficio de la conformidad, lo que significa que le ha caído una condena de dos tercios de lo que le correspondería después de haber sextuplicado la tasa de alcoholemia y provocar un accidente de tráfico en Santa Cruz de Tenerife el pasado 21 de diciembre. Si el condenado está conforme significa exactamente eso, que reconoce los hechos y que no se somete a unas diligencias penales en las que pudiera aclararse cualquier circunstancia que obrara a su favor. O todo lo contrario. Por lo tanto, con su conformidad Mesa desinfla sus propios anuncios de que tomaría una decisión a partir de lo que dictaminara la Justicia: está condenado a un delito por aceptación de haber cometido ese delito. El PP, como decíamos, anuncia su expulsión y dice que le ha exigido que entregue su acta de concejal. Es de esperar que esa expulsión no sea igual de falsa que la que el mismo partido anunció de su dirigente Sigfrid Soria, miembro de la junta directiva nacional, tras haber amenazado a todo bicho viviente con una ensalada de hostias si a alguien se le ocurría hacer un escrache a la puerta de su casa. Tomás Mesa, es bueno recordarlo, es el único concejal del PP en San Juan de la Rambla y se convirtió en alcalde hace menos de un año al suceder a la socialista Fidela Velázquez, a la que hasta entonces apoyaba, en una moción de censura con Coalición Canaria. Hay que reconocer, transcurrido este tiempo, que la decisión ha sido muy sabia.
Rajoy recibe a Rivero a las puertas de La Moncloa.

EL PP CANARIO TENDRÁ QUE REINVENTAR LA PÓLVORA

Reunión contra la desafección

No parece haber salido decepcionado Paulino Rivero de su esperada reunión con Mariano Rajoy este miércoles en La Moncloa. Una entrevista que debía encuadrarse en la normalidad si no fuera porque se celebra después de dos años de profundos desencuentros entre los Gobiernos de España y Canarias y una interminable sucesión –que aún perdura- de desaires protagonizados por el ministro Soria. Por suerte para todos, no se apreció el sello del ministro canario en el encuentro de estos dos viejos conocidos, firmantes gozosos de algún que otro pacto de Gobierno en el pasado reciente, pero hoy distanciados por unas medidas antisociales y anticanarias que condujeron a Paulino Rivero a aquella famosa carta que, a la postre, acabó provocando este encuentro de primeros días de enero. Yerran –muchos a propósito- los que siguen todavía sosteniendo que el encuentro responde al curso normal de las rondas de entrevistas del presidente Rajoy con los jefes de las autonomías. Tratan de minimizar el impacto de aquellas dos cartas –hubo otra al Rey, como recordarán- en la que se hablaba de un crecimiento de desafección de los canarios hacia las instituciones del Estado por las continuas agresiones procedentes de Madrid. La reunión se celebró, da igual ahora el motivo, y en ella reinó un ambiente de cortesía y respeto difícilmente alcanzable en otras esferas de las relaciones con ministros del Reino. De no existir ese clima es imposible que se hayan pactado algunas cosas, intangibles a primera vista, pero decisivas para nuestro futuro, como una sana y enriquecedora negociación conjunta de la reforma del Régimen Económico y Fiscal (REF) o la concreción de un nuevo encuentro el próximo verano, un imposible en medio de las tiranteces de los dos últimos años. En el PP canario hubieran deseado ver en la rueda de prensa posterior a un Paulino Rivero desairado, echado al monte de la ruptura institucional; apareció, sin embargo, un presidente canario en la línea por él mismo marcada estas últimas semanas de recomponer un diálogo que nunca se rompió por la parte canaria y que los mariachis de Su Excelencia tratan de quebrar permanentemente en la línea soriana de incendiar Canarias para hacerlo feliz en el papel de bombero pirómano. Que es lo que en definitiva constituye la vocación natural de este sujeto. Tendrán que hacer de magos prestidigitadores, agitar probetas, mezclar churras con merinas a ver si les sale una explicación que impida a Paulino sacar rentabilidad de este encuentro.

RAJOY SE INTERESA POR EL IMPULSO A LA CONSTRUCCIÓN

Los dos, en sus posiciones

No conocemos, por mecánica protocolaria monclovita, la versión que de la reunión pueda ofrecer al mundo Mariano Rajoy. Si ya cuesta que se pronuncie sobre asuntos que atañen a toda España, difícilmente iba a hacer una excepción con esta humilde ultraperiferia.  Pero ateniéndonos a lo contado por Paulino Rivero, que no tiene fama de mentir (que sepamos) el presidente de España se tomó con interés algunas cuestiones planteadas antes de llegar a las más espinosas. Por ejemplo, anunció al presidente canario que habrá un nuevo modelo de financiación (lo piden muchas autonomías del PP, conste), y se interesó por los mecanismos que Canarias ha puesto en marcha para reactivar el sector de la construcción mediante las medidas de modernización de la planta y las infraestructuras turísticas. Un modelo este que, de ser cierto lo que anuncia Soria, será recurrido por Madrid por el empeño del Gobierno canario de permitir solo hoteles de cuatro estrellas que provengan de la rehabilitación de establecimientos de inferior categoría. Ya veremos si es verdad eso que dice nuestra joya de ministro de que Rajoy le consulta todo lo de las Islas antes de pronunciarse, porque un recurso de inconstitucionalidad contra esa ley contravendría algunas cosas dichas en la reunión de este miércoles en La Moncloa. Por lo demás, Rivero planteó a Rajoy el rechazo de su Gobierno a la privatización de Aena, es decir, a que Canarias no participe en la cogestión de los aeropuertos más rentables de España. Del mismo modo que le manifestó la oposición canaria a las prospecciones petrolíferas por contravenir el modelo económico que, por lo que parece, va a batir récords históricos este recién acabado 2013 y, en gran medida, ha impedido que el impacto de la crisis y de los recortes sociales de don Mariano hayan sido más dramáticos en estos peñascos archipielágicos.
José María Mañaricúa, presidente de los hoteleros de Las Palmas.

CARRERÓN DEL PRESIDENTE DE LOS HOTELEROS

Mañaricúa: RIU sí; petróleo, también

El carrerón del presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de Las Palmas es de los que un día Mauricio definió al referirse a Juan Fernando López Aguilar: “Este es de los que entra por la puerta y sale por la ventana”. José María Mañaricúa, que así se llama este buen señor, heredero de la empresa familiar propietaria de la cadena hotelera Gloria Palace, ha saltado a la fama gracias a la decisión de la patronal que preside de recurrir la decisión del Cabildo de Gran Canaria de declarar Bien de Interés Cultural el sitio conocido como Oasis de Maspalomas. Un lugar que al señor Mañaricúa no le parece digno de protección quizás porque lo conoció cuando llegó a Canarias y ya estaba deteriorado y colonizado por una empresa mallorquina. En unas declaraciones a la Cadena Ser este miércoles, Mañaricúa ha defendido su posición contra la protección del Oasis argumentando que tiene que defender a RIU por “seguridad jurídica”; porque “se está quebrando un interés fundamental”; “porque no podemos aceptar que a un asociado con todas sus licencias no se le deje desarrollar su proyecto”, y “porque nosotros defendemos el interés general”. Como principio general de su actuación, el presidente de los hoteleros dice que, no obstante, esto es un “encontronazo” entre  dos empresas (ambas asociadas en el momento de decidir el recurso) y que en esas guerras él no entra. Es evidente que al presidente de los hoteleros le importa exactamente una higa la calidad de la ciudad turística, los sentimientos de los canarios hacia sus espacios emblemáticos y, por supuesto, la autonomía y autoridad de las instituciones democráticas para actuar conforme a la legalidad vigente, tanto si es a petición de parte como de oficio. Y que son las instituciones elegidas por los ciudadanos las que tienen mayor autoridad moral para defender el interés general que una asociación hotelera, por mucho que se ponga arrecho el señor Mañaricúa. Un día pronosticó que a Lopesan no le iban a otorgar ni una licencia más. Es de los que tiene tirria al empresario de Agüimes, sin que atinemos a saber por qué; y es de los que siempre defenderá a RIU ante cualquier “encontronazo”, sea con otro asociado o sea con una institución democrática. No falla.

LOS HOTELEROS DESPRECIAN A SUS COLEGAS MAJOREROS

¿Petróleo? Lo que diga RIU

En su afán por defender el interés general y el interés de sus asociados, el presidente de los empresarios hoteleros de la provincia de Las Palmas no ha sido capaz de abordar en su asociación un asunto tan polémico como las prospecciones petrolíferas, y eso que en la última reunión de la patronal se lo reclamó nada menos que Antonio Hormiga. No un asociado cualquiera, no un particular, sino el presidente de los hoteleros de Fuerteventura, nada menos. En este punto de su impecable gestión empresarial, la fortaleza de criterios de Mañaricúa y los suyos se desmorona por completo porque al pobre Hormiga lo dejaron que regresara a Fuerteventura sin pronunciamiento alguno. “Lo hemos dejado para una próxima reunión”, no se sabe si por falta de un criterio mayoritario o sencillamente porque RIU no se ha pronunciado todavía y quedan a la espera de que lo haga y marque tendencia. Claro que si RIU tiene en Canarias la misma opinión que el capo hotelero balear Abel Matutes, partidario del petróleo aquí pero no en el Mediterráneo, estamos apañados. Dice Mañaricúa que su opinión personal se ahoga en el mar de la contradicción, porque por un lado no quiere desairar a José Manuel Soria (“España no puede dejar de explotar un recurso energético como es este”), y por el otro, “como ciudadano que vive en Canarias, creo que una parte de esos beneficios de esa explotación debieran quedarse en Canarias, para proteger el medio ambiente y para hacer políticas de lucha contra el paro”. Es decir, que el interés general le conduce a bendecir las prospecciones petrolíferas si éstas reportaran algún beneficio económico para Canarias, cuestión que –hasta él lo sabe- no está en absoluto garantizada. Como pueden observar, ninguna de sus opiniones sobre el petróleo coincide con sus colegas hoteleros majoreros, y es en ese trance donde queda absolutamente retratada la asociación: no le importa que de ella se marche la principal empresa turística canaria si con eso se agrada a RIU, pero no se puede permitir que los hoteleros majoreros hagan lo mismo porque hace demasiado frío para andar por ahí con el culo al aire.

Trabajos de ampliación del Canal de Panamá en el sector Pacifico.

SACYR, INFANTA, RENOVABLES, ABORTO, SEGURIDAD CIUDADANA…

Marca España marca mínimos

No ganamos para disgustos. Cuando todavía no había aterrizado en España el avión que nos devolvía sana y salva a la ministra de Fomento, Ana Pastor, en su exitoso periplo por las inmediaciones del Canal de Panamá, va el laborioso magistrado José Castro y nos imputa por completo a la infanta Cristina, que deberá defenderse de los presuntos delitos de blanqueo y delito fiscal. Casi nada. En el día de su cumpleaños, su padre, el Rey, leía el peor discurso de su vida y alimentaba el género abdicación y el no menos pretencioso república. El mismo día que el Rey cumplía 76 y José Manuel Soria 56, el prestigioso The New York Times publicaba un duro reportaje sobre el cambio de criterio introducido por el ministro de Industria en la política de apoyo a las energías renovables y volvía a mofarse de nuestro Gobierno por haber parido un impuesto al sol. Si hasta hace muy poco el mundo nos miraba con asombro por la burbuja inmobiliaria, la corrupción institucionalizada, la impunidad de los banqueros o las boberías de José María Aznar, ahora el bochorno proviene directamente de la imagen política que estamos transmitiendo al exterior. Cambiar las reglas del juego en medio del partido, un símil muy del gusto de José Manuel Soria, es para The New York Times un pecado imperdonable en una sociedad capitalista donde debe protegerse la seguridad jurídica de los inversores. Justo al misma advocación que hace el mismo ministro, con las bermudas del área de Turismo, para criticar al Gobierno canario por las estrecheces en la reglamentación para los hoteles de cuatro estrellas o para dejar en mal lugar al Cabildo de Gran Canaria por paralizar el hotel que RIU pretende levantar (ahora con una torre de la altura del hotel don Juan –hoy AC-) en el Oasis de Maspalomas. Los inversores, dice el NYT, acuden en tromba a los tribunales de Justicia a reclamar daños y perjuicios; a los tribunales domésticos y a los internacionales, que tampoco dan abasto con las ocurrencias de este Gobierno carpetovetónico. Buscan la seguridad jurídica que, del otro lado del fonil, el Gobierno del PP sólo garantiza para los suyos. Por ejemplo, para Repsol. O para la escocesa Cairn Energy, que tras sus primeros fracasos en Marruecos estos días comenzará su “campaña sísmica” para buscar petróleo en las inmediaciones de Ibiza con “una hecatombe submarina de 249 decibelios” provocando “un estruendo bajo el mar superior al del impacto de la bomba de Hiroshima desde su hipocentro”. Soria ha engañado al PP valenciano y balear, algunos de cuyos máximos prebostes (Rita Barberá desde el continente; Abel Matutes, desde el archipiélago balear) han clamado contra unas prospecciones que en ese caso sí dañarían al turismo, no como en Canarias, donde debemos ser unos indígenas con taparrabos. Dice Matutes que aquí no pasaría nada; y si pasa, mejor para su cadena turística balear. El fonil, don Abel, lo que ustedes llaman embudo.

Policías en acción.

EL PP SE ENREDA CON SUS LEYES PARA DISTRAERNOS

Aborto no; seguridad ciudadana, sí

En medio de esa centrifugación de la Marca España, que vive sus momentos más decadentes, el Partido Popular se enreda en una especie de polémica interna alrededor del proyecto de ley del aborto que ha parido el Ministerio de Alberto Ruiz-Gallardón. Para que no quedaran dudas del guiño al sector más extremistas del PP y al absurdo, la han bautizado como Ley Orgánica de Protección de los Derechos del Concebido y de la Mujer Embarazada, pero ni así han logrado frenar las críticas de algunos de los más influyentes dirigentes regionales del partido. El gallego Núñez Feijoó; el extremeño Monago; el castellano-leonés Juan Vicente Herrera… o alcaldes tan poco sospechosos de progres como el de Valladolid, han discrepado públicamente en lo que constituye un debate que sería más serio si no se limitara exclusivamente a un punto conflictivo del proyecto de ley (la malformación del feto) y no a lo que supone de involución ideológica. Ya verán cómo finalmente acabarán triunfando las tesis de los que prefieren esperar a un pronunciamiento del Tribunal Constitucional contra la ley socialista de 2010, de modo y manera que se calme el clamor de los ultras que pedían más dureza todavía contra las mujeres, y el PP pueda pasar este trance de abierto quejido social de manera más o menos satisfactoria. Pero mientras nos entretenemos en discutir la Ley del Aborto, otra también de mucho calado que asombra igualmente en el extranjero continúa triunfal su tramitación parlamentaria: la ley de seguridad ciudadana. No es sólo que el Gobierno quiera perseguir, reprimir y criminalizar la protesta de un país cada vez más indignado, es que quiere sacar del ámbito de los jueces las penas y sanciones para faltas como la de desobediencia a la autoridad, es decir, tener un rifirrafe con un policía, por ejemplo. Esas faltas, con todas sus arbitrariedades, pasan a tener carácter administrativo, lo que significa que las estratosféricas multas que se prevén las impondrán los delegados del Gobierno, y para recurrirlas será necesario acudir a la jurisdicción de lo contencioso-administrativo, es decir, pagar tasas judiciales, abogado, procurador… y rezar para no perder porque la crujía puede ser de campeonato.

SORIA, ESE ORÁCULO

¿Rajoy le consulta todo?

En este contexto nacional tan esperanzador, el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, se reunirá este miércoles con Mariano Rajoy en La Moncloa. Será una reunión interesante, vamos a dejarlo ahí, porque ni cabe esperar del presidente de España que se suelte por seguidillas ni de Paulino Rivero que se deshaga de la perica. Ambos están enrocados en sus respectivos posicionamientos y va a resultar difícil sacarlos de un par de lugares comunes y de alguna declaración de buenas intenciones de las más incomprensibles para el público municipal y espeso. Ya verán cómo expresarán la gran importancia que tiene el REF y la lucha contra el desempleo; lo decisivo que sería que la banca deje ya fluir el crédito, y el color verde cada vez más intenso de los brotes que empiezan a salpicar los informes macroeconómicos. Rajoy no aflojará ni un punto con las prospecciones petrolíferas ni con las tasas aeroportuarias, mucho menos con la cogestión de los aeropuertos canarios o con el cumplimiento de los convenios de fuerte carga inversora, como el de carreteras. Pasarán ambos dignatarios de puntillas por la reforma del Estatuto de Autonomía aplicando ese mantra que Soria repite: “A mí nadie me para por la calle para pedirme que cambiemos Estatuto de Autonomía”. Si es cierto lo que ha dicho a El Día, lo mismo le repetirá Rajoy a Paulino porque, en palabras del señor ministro, “a mí Rajoy me lo consulta todo” cuando de Canarias se trata. Si es así debemos extender de inmediato al presidente del Gobierno la autoría intelectual y material de los estropicios realizados por su ministro isleño en este territorio ultraperiférico y archipielágico. Es verdad que el personal no incordia al Su Excelencia pidiéndole cosas tan esotéricas; como tampoco lo paran para pedirle que autorice las prospecciones a Repsol, que paralice las renovables, que quite a Canarias los dineros del Plan de Empleo, que suba la luz o que explique por dónde pasa el meridiano de Greenwich. Sí es verdad que últimamente ya ni lo paran para hablar con él, directamente lo insultan o lo abuchean, como le pasó el mismo día 5, el de su cumpleaños, por las calles adyacentes a Triana. En horas del mediodía tenemos registrados al menos dos incidentes que no pasaron a mayores. En uno de ellos, un grupo de ciudadanos le silbó y le gritó “¡apaga la luz!”, y en otro, un hombre le llamó "sinvergüenza", a lo que el ministro, acompañado por su escolta, le respondió reclamándole que le explicara por qué. El ciudadano hizo lo que pudo pero apenas articuló un razonamiento sólido para sustentar su insulto. Los insultos no valen. Pero hay argumentos para definir al ministro de otras mil maneras, y ninguna de su agrado.

NUEVO VARAPALO LABORAL AL ALCALDE DE LPGC

Cardona, de cautelar en cautelar

Legalidad y modales. Al gobierno municipal del Partido Popular en Las Palmas de Gran Canaria le crecen los enanos por todas partes por un problema que puede reducirse a su absoluta carencia de cintura política para encarar los problemas con talante negociador. De manera piramidal se ha impuesto en las oficinas municipales un estilo que, sobre todo en materia laboral, se caracteriza por el más puro autoritarismo, para colmo en más de una ocasión colisionando con la legalidad vigente, lo que lo convierte directamente en autoritarismo bananero. La última resolución de la Sala de lo Contencioso-Administrativo parece no querer dejar resquicio a la duda: los magistrados le dicen al Ayuntamiento que ha de cambiar de inmediato ese modo altanero de dirigir la política laboral y, de paso, el tonito con el que se dirige a los tribunales de Justicia, a los que parece tratar como el hooligan dominguero trata al árbitro cuando pita un penalti en contra. Se suceden los contratiempos legales (de momento en las medidas cautelares, pero con vaticinios claros cuando se entre en el fondo de la cuestión) al tiempo que se dispara el malestar de los trabajadores públicos, incluidos los que –ahora en pie de guerra- fueron enchufados por la puerta de atrás por el mismo partido que ahora trata de remediar sus propios entuertos enredando aún más la cosa. Pero el malestar se ha extendido a toda la plantilla. Desde el 1 de enero hay históricos funcionarios ocupando puestos muy sensibles que verán mermado su sueldo en más de un 30% por la decisión de retirar unilateralmente complementos hasta ahora sagrados. Por supuesto sin negociación y sin más explicaciones que el ordeno y mando. Va a ser un año complicado para el alcalde Cardona.

Soria saluda a Brufau en presencia de Montoro.

PEDROJOTA PUBLICA SU LISTA DE PERSONAJES INFLUYENTES

Soria, por detrás de Brufau

El director de El Mundo no da puntadas sin hilo. Sabe que por mucho que le critiquen, por mucho que le atribuyan actuar desde la venganza y el resentimiento, que por mucho que se haya probado que su periódico miente cuando de ejecutar a alguien se trata, lo que dice no deja a nadie indiferente. Por estas fechas, aprovechando que cae estrepitosamente la venta de periódicos en el kiosco y las visitas a la prensa en Internet, Pedro J. Ramírez da a conocer su muy particular lista de los 500 personajes más influyentes en España para el año que comienza y, para añadir más morbo y truculencia a la cosa, la de los más influyentes por comunidades autónomas. Sin que se conozca el método de elaboración, la lista de los personajes españoles más influyentes de cada año, que lleva quince publicándose, sufre fluctuaciones, ausencias e irrupciones estelares, como la que para 2014 hace El Mundo con Susana Díaz, la nueva lideresa del PSOE andaluz, que Pedrojota con muy mala baba coloca en duodécimo lugar justo por delante de Alfredo Pérez Rubalcaba, con el que mantiene una enemistad íntima. Al puesto 97 el periodista manda a otra de sus bestias pardas del socialismo hispano, Felipe González, una de las personas más influyentes dentro y fuera de España, por más que le pese. Aznar merece mayores consideraciones, lo que lo sitúa –fitetú- en el puesto catorce. Y, seguramente muy a su pesar, coloca a Mariano Rajoy al frente del top, advirtiéndole, eso sí, de que la segunda elegida es su vicepresidenta, Soraya Sánez de Santamaría, no vaya a descuidarse. ¿Y hay algún canario? Pues sí, dos, si incluimos a Javier Bardem, nacido en Las Palmas de Gran Canaria. El otro, naturalmente, es José Manuel Soria, con quien el director del diario ha mantenido apasionados arrumacos en el pasado que se han enfriado considerablemente con el lógico transcurrir del tiempo y del poder, que desgasta también a los que creyeron ver Jauja. El ministro isleño aparece en el puesto 52, qué cosas, justo por detrás de Antonio Brufau, presidente de Repsol, y dos puestos más abajo que la ministra Fátima Báñez, una de las peor valoradas en las encuestas de opinión. Eso sí, Soria queda por delante de Fernando Alonso y de Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, algo es algo.

APARECE EN EL TOP 20 DE CANARIAS DE ‘EL MUNDO’

Don Pepito, el más influyente

No parece que para elaborar la lista por comunidades autónomas, el equipo médico habitual de Pedrojota Ramírez se haya devanado mucho los sesos. Se nota con darle un repaso a la de los 20 personajes canarios más influyentes, el Top 20, que llama El Mundo. Por encima de todos, el diario resalta a la diputada nacionalista Ana Oramas, que tiene mucho predicamento en Madrid gracias a sus magníficas relaciones con los periodistas, que habitualmente la premian precisamente por eso. Sobre ella recae de un tiempo a esta parte el sambenito del coliderazgo del movimiento anti-paulinita 2015, lo que la convierte en un personaje a tener en cuenta, sin duda. Pero para meter al resto de políticos no se estrujaron la sesera: los alcaldes de las dos capitales canarias, más el de La Laguna, en igual situación de coliderazgo que Oramas; los presidentes de los dos cabildos de islas capitalinas y el secretario general del PSOE canario, José Miguel Párez. Por supuesto, aparecen Paulino Rivero y José Manuel Soria, pero a la lista se añaden otros dos políticos cuya presencia parece tener un claro animus mortificandi: el presidente de los socialistas españoles en el Europarlamento, Juan Fernando López Aguilar, y el presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, adversarios a los que el ministro canario considera algo más que eso. En cuanto a la elección de los empresarios más influyentes, poco que reprochar al listado, muy parecido al de años anteriores, si exceptuamos la extraña exclusión de Miguel Ángel Ramírez y la inclusión de un decaído Juan Miguel Sanjuán. ¿Y don Pepito? Como viene siendo habitual estos últimos años, el timonel del periódico El Día aparece en el top 20 de Canarias, una extravagancia más de Pedrojota Ramírez para provocar el vacilón. Don Pepito es el único director de periódico, el único periodista y el único editor que aparece en la lista, lo que debemos interpretar como que la independencia de Canarias está al caer.

ESO DICE SORIA

No irá al Parlamento Europeo

Ya que, de manera extraordinaria, hablamos hoy de José Manuel Soria y de José Rodríguez Ramírez, es necesario comentar la entrevista que le hizo el periódico El Día al ministro de Industria, Energía y Turismo para inaugurar de modo triunfal el año 2014. El titular lo vinimos a encontrar en la última pregunta, cuando el periodista la pide literalmente que le diga si “seguirá los pasos de Juan Fernando López Aguilar” dando “un salto al Parlamento Europeo”. La respuesta de Soria fue literalmente esta: “No. Absolutamente no”. Incrédulo, el periodista insiste: “O sea, que lo tiene descartado”, a lo que responde “absolutamente”. Una de dos, o Mariano Rajoy ya le ha comunicado que no cuenta con él para una plaza de relumbrón en la lista a la Eurocámara o Mariano Rajoy le ha dicho que se prepare para regresar a la política de Canarias en 2015, porque la remota posibilidad de que el ministro de Industria haya declinado voluntariamente dar su salto a Europa hay que descartarla por completo. Era, al menos hasta ahora mismo, su deseo más íntimo una vez constatado que al frente del ranking de desastres ministeriales sólo le han podido superar José Ignacio Wert y Fátima Báñez. Europa parecía la salida más razonable en el caso de tener que abandonar la política nacional porque la vuelta al terrero de la política canaria se le torna a Soria absolutamente indigerible. Primero, por una cuestión de carácter y de grosor de la moqueta. El sacrificio por la causa no es algo que este político tenga entre sus diez mandamientos vitales. Segundo, porque la posibilidad de gobernar en un pacto con Coalición Canaria o el PSOE es casi nula, salvo un revolcón de Paulino Rivero en su propio partido frente a los Clavijos y las Oramas. Y tercero y no menos importante, porque las encuestas no le son nada propicias. La pérdida de brillo y fulgor que iniciara en 2009 con el caso Salmón se ha acelerado con su gestión ministerial, y ya hay ciudadanos que se atreven a llamarle “sinvergüenza” en plena calle Cano de Las Palmas de Gran Canaria, como le ocurrió el mismo día de su cumpleaños.
Fernando Fraile, presidente de la patronal turística.

QUIEBRA EN LA PATRONAL TURÍSTICA, QUE OPTA POR LO MALLORQUÍN

No es Colón, es RIU

La patronal turística de la provincia de Las Palmas ha quedado retratada por completo. Prefiere apoyar a la cadena mallorquina RIU antes que a las instituciones canarias, antes que la protección del Oasis de Maspalomas y antes que a la principal empresa del sector de Canarias, el Grupo Lopesan. Lo viene demostrando desde hace tiempo en un alarde de papanatismo isleño que se evidencia, para desgracia de nuestra clase empresarial, en el encandilamiento que sufren sus dirigentes ante el indiscutible poder político y económico que viene de fuera. No es preciso ponerse del lado de Lopesan para deplorar esa actitud. Basta con ponerse del lado de los hechos y de lo razonable. Porque parece más que razonable que un sector turístico históricamente vilipendiado por su voraz devastación del territorio y de los valores propios de las islas al menos se digne a ser neutral en un asunto tan delicado como el de la recuperación para el uso público del Oasis de Maspalomas, donde RIU pretende levantar un hotel  a su muy particular modo. La Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo y su Asociación de Empresarios Hoteleros de Gran Canaria se decantaron de inmediato por los mallorquines sin ni siquiera sopesar la posibilidad de encontrar una vía alternativa al disparate hotelero que se quiere erigir en ese lugar y sin poner sobre la mesa el abanico de matices que tiene esa pieza de suelo, desde una sentencia del Supremo hasta una más que discutible valoración de la edificabilidad, por no mentar el biombo que quedaría allí para vergüenza de todos menos de ellos mismos. Sus directivos –Fernando Fraile y José María Mañaricúa- no han tenido el menor recato en hacer manifestaciones públicas incluso contra el expediente de Bien de Interés Cultural promovido por el Cabildo de Gran Canaria, el mismo que les defiende en su cruzada contra la ley autonómica que limita la construcción de hoteles de cuatro estrellas en la isla y el mismo que está obligado al menos a palparse las ropas antes de tirar por el camino de en medio en este asunto tan delicado del Oasis. Un Cabildo –hay que recordarlo- que ha esgrimido para avalar su posición informes independientes bastante contundentes que al menos les debía hacer recapacitar (Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Casa de Colón, Docomomo, Ministerio de Cultura…). Les ha dado igual y han reducido su escuálido argumentario a la burla al paso de Colón por el lugar del crimen, como si ese fuera realmente el bollo del cogollo del meollo y no su injustificable defensa de la cadena mallorquina por encima de cualquier otra consideración.

LA ANIMADVERSIÓN HACIA LOPESAN GANA ADEPTOS

Los mallorquines no negocian, ejecutan

En su entrega sin condiciones (al menos que se conozcan) a la cadena RIU, los mandarines de la patronal turística canaria se saltan la irreductible negativa de los mallorquines a negociar cualquier salida razonable, e incluso popular, al engendro hotelero que el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana le autorizó en lugar tan emblemático. Callan que todos los intentos por encontrar una alternativa sin que RIU pierda aprovechamientos ni negocio se han tropezado con la más altanera de las cerrazones. Porque RIU no negocia, exige y ejecuta, en aplicación estricta del derecho de la propiedad y de la concesión normalizada de las licencias urbanísticas cuando se tiene el suelo y el planeamiento soplando a favor. También ocultan cómo la empresa pública Gesplan ha terminado por sucumbir a las exigencias de RIU ante la imposibilidad de que aceptaran cualquier transacción. A la mesa de Rafael Castellano, gerente de Gesplan, han llegado proyectos alternativos del arquitecto de los mallorquines que en lugar de mejorar el adefesio agravan el atentado, renunciando a aprovechamientos laterales a cambio del levantamiento de una torre frente al faro de Maspalomas con una altura muy superior a este. Y obvian, porque sólo quieren ver en este asunto por el lado del fonil de RIU, que la cadena hotelera ha jugado sucio incluso con el destino turístico que están obligados a defender.:  los mallorquines han utilizado a su socio TUI para sacar de los catálogos promocionales a los hoteles de Lopesan, a los que no dejan anunciarse ni pagando páginas de publicidad a precio de tarifa. Pero insistimos, no hace falta defender a Lopesan para hacer lo propio con el Oasis de Maspalomas. El Cabildo está obligado a llegar hasta el final con su expediente de protección e intentar con todos los medios a su alcance recuperar ese espacio para el uso público proponiendo convenios urbanísticos de compensación para que los propietarios no se vean afectados en sus derechos. O, en su defecto, denunciar el incumplimiento de la vieja sentencia del Supremo que solo permitía al originario hotel ocupar un espacio libre por motivaciones sociales, revisar las cesiones realizadas por la propiedad, instar al Ayuntamiento a computar bien la edificabilidad y promover ante el Gobierno canario el cierre del actual hotel Maspalomas Oasis por haber sido declarado en ruinas por RIU para conseguir su licencia de demolición. Por cualquiera de estas razones, a Lopesan no le hubieran permitido ni presentar la solicitud de licencia. Y la patronal ni lo defendería.

INCENDIOS EN AMÉRICA, ÁFRICA Y OCEANÍA

Sacyr se hace un lío

Dicen los que conocen a Juan Miguel Sanjuán, presidente de Satocan y accionista con butaca en el consejo de administración de Sacyr, que anda fumando en pipa. La compañía que fundara Luis del Rivero en los ochenta ha mostrado al mundo la calidad del barro con que están compuestos sus pies y ha empezado a mostrar severos síntomas de desmoronamiento a poco se ha ido confirmando que creció demasiado al socaire de la burbuja inmobiliaria y de su capacidad para ganar concursos públicos con fórmulas no exportables. El ejemplo internacionalmente más elocuente es el que está protagonizando estos días en Panamá ganando un concurso mediante el muy hispano método de la baja temeraria, es decir, ofertando un precio por debajo de lo razonablemente rentable para, en el transcurso de la obra, ir consiguiendo reformados y revisiones de precios que completaran el coste y los correspondientes beneficios. En Panamá Sacyr ha tropezado con dos realidades bien distintas a la española: el sacrosanto Canal de Panamá, intocable para los panameños y para su Gobierno, y el contrato a la americana, que impide la revisión de los proyectos a ojo de buen cubero y remite a estrictos contratos, a árbitros independientes y a concursos posteriores cualquier modificación que se pretenda introducir. Para explicar al presidente Martinelli el modo hispano de operar que tienen las constructoras amparadas bajo la Marca España, ha anunciado viaje a Panamá nada menos que la ministra de Fomento, Ana Pastor, en claro remedo al patinazo argentino que ya protagonizó su compañero de gabinete, José Manuel Soria, en el caso de la nacionalización de YPF-Repsol. Pero no solo es en ese país americano donde tiene serios problemas Sacyr. También en Australia se le ha abierto un incendio de aún ignotas consecuencias en la ampliación y ulterior explotación de una mega desaladora de 450.000 metros cúbicos de producción diaria (para que se hagan una idea, el complejo de potabilizadoras de Las Palmas de Gran Canaria desala 80.000) que se trabaja  junto a Técnicas Reunidas. Dicen los mal pensados que por aquellas tierras se vio no hace mucho a un factótum de Sacyr-Valoriza muy conocido en otro continente, el africano, Pablo Abril-Martorell. Porque por estos lares la empresa que ahora preside Manuel Manrique tiene problemas en Santa Cruz de Tenerife y en Las Palmas de Gran Canaria.

Juan Miguel Sanjuán.

CARDONA ACEPTA LAS DIMISIONES ORDENADAS POR SAUR Y SACYR

Destituciones a la zorruna en Emalsa

Sacyr, o por ser más precisos, su filial acuática Valoriza, tiene declarados dos incendios fuera de control en ambas capitales canarias. En Santa Cruz de Tenerife, donde ganó de aquella manera durante la era Zerolo la privatización del servicio municipal de aguas, el Ayuntamiento se afana en recuperar la concesión ante la evidencia de que los pliegos no se están cumpliendo como es menester. El ex alcalde, hoy senador y cliente asiduo del Tribunal Supremo, necesitaba la pasta que aflojó Valoriza para pagar el pelotazo de Las Teresitas, y no se detuvo en minucias acerca de las garantías exigibles a un servicio tan sensible como el del abastecimiento del agua. ¿Para qué? Eso es una vulgaridad, habrá pensado mientras cubría el hoyo doce de su campo de golf favorito. Pero en Las Palmas de Gran Canaria Sacyr tiene otro problema, en este caso inducido por dos de sus más activos ejecutivos, el mentado Pablo Abril-Martorell, y su compañero de andanzas José Luis Rubio Díaz de Tudanca. Como les hemos contado en Canarias Ahora, ambos han sido pasto de la dimisión obligada por la central para ir desvinculándola del tremendo follón que se avecina cuando se conozcan con detalles sus idas y venidas entre Emalsa y Sercanarias, la empresa que dio lugar a la querella de la Fiscalía por delitos societarios todavía presuntos. A los conocedores del andar de la perrita ha llamado poderosamente la atención el método que ha tenido el alcalde Cardona de aceptar gentilmente esas dimisiones (acompañadas de otros tres consejeros de Saur y dos más de Valoriza) porque lo hizo mediante junta general convocada una tarde de diciembre, víspera de vacaciones, en las Casas Consistoriales de Santa Ana y sin mediar la más que recomendable convocatoria pública mediante publicación en prensa del orden del día con tiempo suficiente para que los partícipes puedan cambiar sus agendas. El más mosqueado con estas destituciones es, como cabe entender, el presidente de Satocan, Juan Miguel Sanjuán, vocal a su vez del consejo de administración de Sacyr, puesto desde el que muy probablemente ha podido tener acceso a información de primera mano de todo lo que se cocía a su alrededor en el negocio del agua que la compañía gestiona en Canarias. A Satocan no se le puede haber escondido siquiera la información manuscrita que tuvo oportunamente en su poder el ex presidente Luis del Rivero acerca de comisiones que jamás se debieron haber hecho efectivas. Que siendo quien es se le haya incluido en el lote de los demás ejecutivos en la carta que Sacyr envió al alcalde retirándole la confianza de Madrid es una espinita que tardará algún tiempo en desclavarse don Juan Miguel.

EN EL NÚMERO 40 DE CANARIAS AHORA SEMANAL

Facebook
Rafael González Morera

Rafael González Morera

En España no sólo hay bipartidismo, existe el tripartidismo representado por la...
Mario Cabrera

Mario Cabrera

Todos los partidos políticos, todas las instituciones y todos los colectivos empresariales...
José María Barrientos

José María Barrientos

Todos los indicadores hacen pensar que la industria del presente y seguramente del futuro a nivel...
Salvador García Llanos

Salvador García Llanos

Estallan fuegos artificiales a cuenta de la nota mejorada de la deuda soberana española...

Hemeroteca de Contenidos