1:41 h. Jueves, 24 de abril de 2014

Opinión

Rafael González Morera

Hierbas sí, fármacos no por Rafael González Morera

Periodista

Rafael González Morera

Si padece de colesterol, no se preocupe por el aumento del precio de los fármacos para este padecer, coma bastantes coles, berenjenas, cerezas, uvas y frijoles negros. Gracias a los frijoles los cubanos tienen un índice muy bajo de colesterol. Si su caso es de hipertensión, abónese a un ajo con limonada por las mañanas, y déjese de fármacos carísimos, que por su precio puede ser motivo de un ataque al corazón. Y para un catarro olvídese de los jarabes, una inhalación de eucalipto y también una infusión de la misma planta, le saldrá baratísima y no se cogerá un cabreo en la farmacia. Además el eucalipto también sirve para tratar la sinusitis, la rinitis, y hasta es bueno para la hipertensión, Si padece del corazón es recomendable que también utilice el ajo, y una infusión con cebolla, ajo, limón y miel es muy buena y además muy barata, que es lo más interesantes tal y cómo está la prima de riesgo. Ya saben los amables lectores que la hipertensión y los problemas cardiovasculares son primos hermanos, de ahí que les aconseje la toma de muérdago, ajo, espino albar, olivo, caña limón y achicoria, y no ver los telediarios cuando den noticias de la crisis.

Si su problema es de hígado, perezoso ó cirrótico, el cardo mariano, alcachofa, boldo y diente de león, son remedios naturales excelentes. Absténgase en entrar en ningún bar ni restaurante, como no debe tomar café ni bebidas alcohólicas, una manzanilla la puede tomar en casa y ya verá la cara de alegría de su parienta. Y tome leche de alpiste, que esta gramínea no es sólo para los pájaros, su leche es casi milagrosa para el corazón, el hígado, los pulmones, y en realidad para toda la anatomía humana, porque es buena hasta la rejuvenecer la piel, lo cual a cierta edad viene bien. Pero si se tuerce un tobillo o un dedo, o cualquier problema traumático, no cuenta a partir de ahora con Voltarén ni Calmatel o similares.

Le cuento a mi vecina del quinto todo esto, y además una reunión que tuve con una hierbera/santera en La Habana, a la que asistieron varios canarios más, y como me explicó la susodicha hierbera la relación de las plantas y hierbas con los Oshas y Orishas, hasta llegar a conseguir un líquido llamado Omiero, que se utiliza para en bebida tratar enfermedades e incluso para purificar las casas. La verdad es que la santería, la religión Yoruba, son apasionantes, pero cuando salí de la sesión santera seguí siendo agnóstico y un descreído. De todas formas mi vecina del quinto me sacude un par de mamporros dialécticos. “Me parece que bebió alguna copa de ron de más en Cuba, déjese de rollos santeros, lo que tengo claro es que a mi hija le voy a quitar de la cabeza que estudie Farmacia, que se haga hierbera. ¿Me podría presentar a esa hierbera de Telde?. Tal y cómo veo la cosa por comprar una aspirina habrá que pedir un anticipo del sueldo”.

Un poco exagerada esta mujer. Pero vaya usted a saber, al paso que vamos…


Vota esta noticia:
Más Acciones:
Otros Autores
Facebook

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >