20:18 h. Miércoles, 23 de abril de 2014

Opinión

Nos exigen sacrificios, pero, ¿cuál es el precio? por Rafael LutzardoRafael Lutzardo

Colaboradores

Por otro lado, estos nuevos, descarados y fortísimos ajustes económicos impuestos, por Bruselas y aceptado por el Gobierno de Mariano Rajoy, motivan una fuerte reacción negativa y de impotencia en toda la sociedad española y sus respectivas autonomías. Los mineros, esos valientes y admirados luchadores de sus derechos y libertades, han sido golpeados por las defensas personales y pelotas de gomas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Una Democracia golpeada por reivindicar unos derechos constitucionales. Que dirían aquellos clásicos griegos Sócrates, Platón y Aristóteles, hombre pensadores y arquitectos de las libertades y democracias. Al respecto, Aristóteles dijo varias frases de la democracia como estas: “la democracia ha surgido de la idea de que sí los hombre son iguales en cualquier respecto, lo son en todo”. “Cuidado de la democracia. Como norma política parece cosa buena. Pero de la democracia del pensamiento y del gesto, la democracia del corazón y la costumbre es el más peligroso morbo que puede padecer una sociedad”. Mientras que Platón dijo: “la democracia es el mejor de los gobiernos sin ley y el peor de los gobiernos en los que se respeta plenamente la ley”. Sócrates la verdad no estaba sujeta “al sentimiento de la mayoría”, el criterio democrático no podía aplicarse a la verdad, es decir, Sócrates sostenía que la opinión que la mayoría no es necesariamente la verdad, sino que muchas veces la opinión de la mayoría es errónea.

España camina al abismo. España esta intervenida como consecuencia de la herencia hipotecaria que dejo el partido socialista con Zapatero al frente del Gobierno español. El Gobierno de Mariano Rajoy se ve impotente para cumplir lo que no ha sabido respetar con los que les votaron en su día. Los empleados públicos, junto con otros trabajadores y desempleados, pensionistas de los distintos sectores laborales de España, son las víctimas y perjudicados directamente de la nefasta labor de las distintas clases políticas europeas, convertidos en una especie de francotiradores para debilitar la democracia y dejar en la miseria a millones de personas. ¿Hasta cuándo es capaz la sociedad española de seguir aguantando esta presión desgarradora y sin precedentes en la historia contemporánea de España?. ¿Hasta cuándo es capaz de seguir sufriendo la sociedad canaria estos sangrantes recortes económicos?. Mientras tanto, la clase política en España sigue viviendo con muchos privilegios, pese a la grave crisis económica, desempleo y pobreza social. España, junto con el resto de las autonomías, incluyendo Canarias, no puede o deben de estar calladas por mucho tiempo.

Es hora de luchar con dignidad por los derechos y libertades que cada persona o país tiene derecho de tener en una sociedad pluralista. La calle esta nerviosa, agitada, temerosa y escasa de recursos económicos, alimenticios, medicinas y trabajo. Cuando la gente no tenga prestación económica alguna y tenga que salir a la calle en busca de comida, el peligro será inminente. ¿Han pasado XXVI siglos y no hemos aprendido nada de los clásicos de la madre democracia?


Rafael Lutzardo
Vota esta noticia:
Más Acciones:
Otros Autores
Facebook

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >