10:33 h. Jueves, 24 de abril de 2014

EN UN LUJOSO HOTEL DE MASPALOMAS DESPUÉS DE LAS ELECCIONES DE MARZO DE 2004

La trama Gürtel pagó unas vacaciones de Rajoy en Gran Canaria

CANARIAS AHORA
Mariano Rajoy, junto a Mercedes Roldós, durante el mitín de diciembre de 2005 en Arguineguín pagado por Grupo Europa. (CANARIAS AHORA)
Mariano Rajoy, junto a Mercedes Roldós, durante el mitín de diciembre de 2005 en Arguineguín pagado por Grupo Europa. (CANARIAS AHORA)

El PP asegura que no es su problema no haber abonado la factura de una empresa de Correa.


Mariano Rajoy disfrutó en marzo de 2004 de unas vacaciones en Gran Canaria pagadas por una empresa de la trama Gürtel, según publica el diario digital elconfidencial.com, dirigido por Jesús Cacho. La noticia del digital madrileño, firmada por José L. Lobo, desvela que "Unas plácidas vacaciones familiares en las islas Canarias pueden convertirse en la nueva pesadilla política de Mariano Rajoy. El líder del PP se trasladó en marzo de 2004 al archipiélago, una semana después de su derrota en las urnas marcada por los atentados terroristas del 11-M, para pasar unos días de descanso en compañía de su esposa y su hijo en la playa grancanaria de Maspalomas. Génova encargó el viaje a Pasadena S. L., la agencia propiedad del cerebro de la red Gürtel, Francisco Correa, pero éste no pasó la factura a Rajoy y el PP nunca la reclamó", según aseguraron al diario digital "fuentes muy cercanas al cabecilla de la trama corrupta."

Según un portavoz oficial de Génova consultado por El Confidencial, esas vacaciones familiares fueron "un regalo del PP a Rajoy" como recompensa por las tensas jornadas que siguieron a los atentados del 11-M y a la derrota electoral, tres días después. El viaje fue encargado a la agencia de Correa -que entonces organizaba en exclusiva todos los desplazamientos oficiales y muchos privados del partido- "probablemente por orden del tesorero o del gerente", cargos que en 2004 ocupaban Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas, respectivamente. "No sabemos si Pasadena le cobró ese viaje al PP, pero si no envió la factura el problema es de la agencia, no nuestro", añadió el mismo portavoz.

Rajoy, su esposa, Elvira Fernández, Viri, su hijo Mariano -el segundo hijo de la pareja, Juan, nació en junio de 2005- y una asistenta volaron el 19 de marzo de 2004 desde Madrid a Las Palmas de Gran Canaria para pasar tres días de descanso en un lujoso hotel de la zona turística de Maspalomas, al sur de la isla. El viaje, según las fuentes consultadas por El Confidencial, fue contratado con Pasadena S. L., la empresa que sirvió a Correa como caballo de Troya para introducirse en el PP en la década de los 90, de la mano del entonces secretario general del partido, Francisco Álvarez-Cascos.

Rajoy no pagó esas mini vacaciones, pero tampoco lo hizo el PP, según las fuentes cercanas a Correa consultadas por El Confidencial. El responsable de la trama de corrupción no reveló los detalles de ese viaje al juez Baltasar Garzón porque éste nunca le interrogó acerca del mismo, pero las fuentes consultadas se muestran convencidas de que tanto la Fiscalía Anticorrupción como el juez que instruye ahora el caso Gürtel, Antonio Pedreira, disponen de los asientos contables que acreditarían el supuesto impago de la factura, contenidos en la numerosa documentación incautada a la trama e incluidos en la parte del sumario sobre la que aún se mantiene el secreto.

"Una estupidez"

Según Génova, "el PP tiene todas sus cuentas en regla y siempre paga sus deudas". El portavoz del partido añadió que "Correa o Pasadena tendrán que demostrar que invitaron a Rajoy a esas vacaciones", y trató de restar importancia al asunto afirmando que "es una estupidez, como lo de los trajes de Francisco Camps". Pero, a preguntas de este periódico, el portavoz del líder del PP no pudo acreditar que la factura se guarde en los archivos de la sede popular ni que fuera abonada a Pasadena S. L. por Lapuerta o Bárcenas.

Rajoy aseguró en marzo de este año, tras el estallido del caso Gürtel, que cortó amarras con Correa y su red de empresas en 2004, poco después de suceder a José María Aznar al frente del PP. Según explicó Rajoy, las relaciones de Génova con Correa se rompieron cuando el entonces tesorero nacional, Lapuerta, le informó de que el empresario utilizaba las siglas del partido y sus numerosos contactos dentro de la organización para obtener jugosos contratos en ayuntamientos gobernados por el PP. Ese divorcio se produjo en junio de 2004, es decir, tres meses después de que el líder popular viajase a Canarias con su familia.

Pablo Crespo, ex secretario de Organización del PP gallego y encarcelado por su presunta vinculación a la trama corrupta -comparte celda con Correa en la prisión madrileña de Soto del Real- confesó a Garzón que Pasadena S. L. organizó viajes "prácticamente para todos" los dirigentes del PP, según consta en la parte del sumario sobre la que se acaba de levantar el secreto. "Cuando en 2004 llega Rajoy a la dirección del PP, se nos empieza a cortar el trabajo. Y desde finales de ese año", añade Crespo en su declaración judicial, la red de empresas controlada por Correa "no organizó prácticamente nada" para Génova.

Las fuentes cercanas a Correa consultadas por El Confidencial aseguran que el cabecilla de la trama, a través de su agencia Pasadena S. L., "corrió con todos los gastos de muchos viajes privados que hicieron algunos dirigentes del PP, y eso, antes o después, saldrá a relucir en el sumario".

Vota esta noticia:
Más acciones:
Últimos álbumes

Hemeroteca de Contenidos

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >